Maternidad del Sur
Maternidad del sur. (Foto: Archivo El Carabobeño)

Osmelys Sánchez solo quiere ver nacer a su hija. Ella tiene miedo. Ya son 40 semanas y cuatro días de embarazo los que cuenta y en el Hospital Materno Infantil José María Vargas, conocido como Maternidad del Sur de Valencia, no ha recibido la atención médica que necesita.

Ahí, en el centro asistencial de ese tipo más importante del centro del país, le tocó enfrentar malos tratos y la decadencia del sistema de salud público en Carabobo. Llegó el viernes 14 de enero al lugar, referida desde el ambulatorio de La Isabelica, donde los médicos que la examinaron determinaron que requería una cesárea de emergencia que aún no le han practicado.

Le dijeron que la bebé no estaba en una posición adecuada para nacer por parto natural, versión que confirmaron en la Maternidad del Sur, pero ahí le dieron una larga lista de insumos para poder atenderla.

Maternidad del Sur
Parte de los insumos solicitados a la paciente en la Maternidad del Sur (Foto: Cortesía)

“Pero no me atendieron nunca, me hicieron comprar muchas cosas, lo que hicieron fue burlarse de mí”. Con todos los insumos ya en mano, le pidieron que esperara. Eso hizo. Tuvo que pasar esa noche durmiendo en el piso porque no había cama, camilla ni silla disponible. “Y ahí no hacen ni mantenimiento, todo está cochino, hay hasta animales”.

Malos tratos en la Maternidad del Sur

La mañana del sábado cuando preguntó a qué hora la atenderían, otra doctora le dio una nueva lista de insumos que debía comprar. “Me hicieron sacar plata de donde no tenía… Piden una cosa y después otra. Gasté 95 dólares que no tenía. Estoy endeudada, no sé qué hacer y así como me pasa a mí les pasa a muchas otras».

Su madre es sordomuda y es quien la acompaña en estos momentos. Cuando Osmelys le dijo al personal de la Maternidad del Sur que le escribieran en un papel a la señora cualquier solicitud o información, la respuesta fue “que no les importaba”.

Gastó alrededor de 95 dólares en insumos (Foto: Cortesía)

Ella aguantó unos minutos más. Al ver que llegaron funcionarios del Cicpc a donar unas inyectadoras, se acercó a ellos para tratar de pedirles ayuda, “pero lo que me dijeron fue que estamos en Venezuela”.

En ese momento agarró todo lo que había comprado y se fue a su casa con su madre. Su preocupación y miedo crecen, así como las molestias normales de la etapa del embarazo en la que está y que indican que es momento de que su bebé nazca. “Tengo mucho temor de que le pase algo a mi niña”.

Su llamado es a las autoridades. “Al gobernador le digo que no es justo que digan que la Maternidad del Sur es pública cuando hay que comprar todo y que nos traten tan mal”.

El doctor Jorge Pérez, ginecobstetra de esa institución y directivo de Médicos Unidos Venezuela (MUV), capítulo Carabobo, ha advertido en varias oportunidades la falta de insumos y de condiciones par atender a las embarazadas en el lugar, y ha cuestionado las inversiones hechas en el parque que está justo al lado, mientras los niños nacen en precariedad.

Maternidad del Sur
Le pidieron dos listas de insumos diferentes (Foto: Cortesía)



Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.