Ser vendedora de sombreros era una tapadera perfecta durante la guerra para las espías en el sur de Vietnam. Gracias a este ardid Nguyen Thi Hoa pasó información a los comunistas antes de tomar las armas.

Los informes puntillosos que hacía llegar a los oficiales militares del Norte jugaron un papel importante en la preparación de la gran ofensiva del Tet.

Con su trabajo y su celo nacionalista se ganó un lugar en el “Río de los perfumes”, una unidad de combate ultrasecreta, compuesta sólo por mujeres, que participó en este ataque sorpresa y en la batalla de Hué, en enero de 1968.

El lema de estas 11 mujeres, en su mayoría adolescentes, era: “Cuando el enemigo entra en casa, incluso las mujeres deben luchar”.

“Quería liberarme, liberar a mi patria y liberar a otras mujeres… el único camino era unirse a la revolución”, explica esta mujer, quien tenía 17 años en 1965 cuando se convirtió en espía. En la época, nunca comentó a su familia lo que hacía.

Al principio, como miles de mujeres implicadas en la guerra, las integrantes de la unidad del “Río de los perfumes” realizaban misiones lejos del frente, ejerciendo de espías, guías, cocineras, mensajeras o enfermeras.

Pero todo cambió con la llegada de la guerra a Hué.

La excapital imperial y en aquel entonces tercera ciudad más grande de Vietnam se libró de los combates hasta que estalló la ofensiva del Tet, lanzada por más de 80.000 combatientes norvietnamitas.

Un ataque que asestó un golpe a las tropas estadounidenses y a sus aliados survietnamitas y causó muchas bajas en los dos bandos, llegándose a superar la cifra de 58.000 muertos en las filas de los combatientes del Norte.

– ‘Todos en el frente’ –

La batalla de Hué fue la más larga y mortífera de la guerra.

Duró 26 días. Hubo que esperar diez para que la unidad “Río de los perfumes” fuese enviada al combate, en un momento en el que el norte había perdido el control de la ciudad.

“Esto demuestra hasta qué punto estaban desesperados”, estima Mark Bowden, autor del libro “Hue 1968”.

“Cuando las tropas del frente comenzaron a caer y la situación era realmente desesperada, se envió a todo el mundo a la batalla y estas jóvenes lucharon”, añade

Armada con granadas y con un AK47, Hoa se sentía orgullosa de participar en los combates.

“No parábamos de disparar, estábamos muy cerca del enemigo”, recuerda esta mujer de 68 años, peinada con un moño.

Unos esfuerzos elogiados por el dirigente comunista Ho Chi Minh, fallecido en 1969, antes del final de la guerra, que les escribió un poema en agradecimiento por haber “machacado los huesos” de los soldados estadounidenses.

“Cuando recibimos esta carta, todo el mundo lloraba, no nos lo esperábamos, no éramos más que una unidad pequeña”.

“Murieron muchos, pero nosotras todavía estábamos vivas e incluso recibimos cumplidos de Tío Ho”, cuenta Hoang Thi No, quien combatió junto a Hoa y visita con frecuencia la tumba de sus camaradas caídas en el frente.

“Cuando mis camaradas murieron en combate, mi ira aumentó y también mi determinación a combatir para vengar a nuestras hermanas”, declara esta mujer, que ya es abuela.

Esta unidad se convirtió en un símbolo y en una “fuente de motivación”, explica Cao Huy Hung, director del museo de la revolución en Hué.

“Sin el apoyo de las mujeres, seguramente no habríamos podido resistir durante 26 días”.




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.