Foto Cortesía El Impulso
COMPARTE

La escasez y el hambre se manifiestan claramente en las inmensas colas que las personas deben hacer para comprar uno o dos kilo de harina de maíz. Desde el estado Lara nos llega esta historia publicada por el diario El Impulso. Una multitud que se congregó en las afueras de un supermercado fue dispersada con bombas lacrimógenas.

Desde el miércoles en la noche llamó la atención de quienes transitaban por la avenida Intercomunal Barquisimeto – Acarigua, una fila interminable de clientes aguardando para entrar a Hiperlider Cabudare con la esperanza de comprar harina de maíz precocida, a precio regulado.

Desde las 5:00 de la tarde, comenzaron a vender al público, sin restricciones de terminal de número de cédula, lo que hizo que rápidamente se corriera la voz y más personas se sumaran a la fila cada minuto.

Aunque había presencia de efectivos de la Policía Nacional Bolivariana y de la Guardia Nacional para controlar la entrada al establecimiento, la desesperación de las personas por adquirir el producto hizo imposible la organización.

Según el testimonio de los residentes de la zona, a las 7:00 de la noche los efectivos comunicaron a los clientes que ya no venderían la harina sino al día siguiente y la turba se enardeció.

Entre empujones y reclamos, presuntamente los efectivos lanzaron bombas lacrimógenas para dispersar la multitud, “yo estaba en la cola con mi mamá y tuve que correr porque mi mamá se estaba asfixiando” dijo Englimar Galindez, residente de El Palaciero.

Leer más en El Impulso

 




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.