El español Rafael Nadal disputará la final del Abierto de Australia contra su viejo rival Roger Federer tras imponerse este viernes en semifinales al búlgaro Grigor Dimitrov/Foto: AFP
COMPARTE

El tenista español Rafael Nadal disputará la final del Abierto de Australia contra su viejo rival Roger Federer tras imponerse este viernes en semifinales al búlgaro Grigor Dimitrov en un partido épico, a cinco sets, por 6-3, 5-7, 7-6 (7/5), 6-7 (4/7) y 6-4.

Será la primera final entre dos viejos conocidos en un torneo de Grand Slam desde la de Roland Garros-2011, con ventaja para el español por 6-2 en las ocho finales disputadas hasta ahora entre los cuatro ‘grandes’.

La del domingo será la final que todos los aficionados al tenis deseaban, una rivalidad histórica en la última década entre dos exnúmero uno y que parecía que nunca más se iba a volver a repetir por los problemas físicos que tuvieron ambos tenistas el pasado año.

“El año pasado fue duro, me ha costado volver a mi mejor nivel. He trabajado mucho, pero ni podía soñar con llegar a la final en mi segundo torneo del año”, admitió el español aún a pie de pista.

Nadal, ganador de 14 torneos del Grand Slam, buscará su segundo título en Australia tras el 2009, en la que venció precisamente a Federer en cinco sets.

El español, de 30 años, jugó otras dos finales, en 2012 y 2014, perdiendo en ambas ante el serbio Novak Djokovic y el suizo Stan Wawrinka, respectivamente.

Federer, por su parte, suma 17 Grand Slams, cuatro de ellos en Melbourne (2004, 2006, 2007 y 2010).

– Partido que hace grande el tenis –

El de Nadal, número 9 del mundo, y Dimitrov (N.15) fue un partido épico, de cuatro horas y 56 minutos de juego intenso, de largos intercambios muchas veces superiores a los 20 golpes, entre el español, que trata de volver a su mejor nivel y el considerado como uno de los jóvenes valores del tenis mundial, 25 años, y uno de los mayores talentos de la nueva generación.

“Es el tipo de encuentro que hacen más grande este deporte. Ha habido intercambios fantásticos. Grigor ha jugado muy bien y yo también. Es difícil pedir más en un partido de tenis”, se felicitó Nadal en conferencia de prensa.

“Es difícil describir mis emociones (…) En el quinto (set) me dije: ‘Has dado lo mejor de ti. Pase lo que pase, Grigor también lo merece'”, añadió Nadal, que no jugaba una final de Grand Slam desde su noveno título de Roland Garros en 2014.

El búlgaro, que aún no había perdido en sus 10 encuentros disputados en 2017, se mostró más agresivo, haciendo más puntos ganadores (40 por 27), pero Nadal se defendió bien y provocó más errores en su rival (70 a 43).

“No es fácil cuando pierdes un partido así, pero me voy con la cabeza alta porque hubo muchas cosas positivas. Esto demuestra que estoy en el buen camino”, dijo Dimitrov.

“Di todo en la pista y estoy orgulloso. Creo que es la primera vez en mi carrera que juego un partido de más de cuatro horas y media. Nadal demostró lo que es, un competidor extraordinario”, añadió el búlgaro.

– Torneo histórico –

Nadal se impuso cómodamente en el primer set en poco más de media hora de juego, tras quebrar el servicio del búlgaro en el cuarto juego y conservar su saque con mucha autoridad.

Dimitrov reaccionó y mejoró su nivel para llevarse la segunda manga e igualar el partido al punto de forzar un quinto set, después que ambos jugadores se repartiesen un set cada uno en el ‘tie break’.

En el quinto y definitivo set, los dos jugadores conservaron con dificultades sus servicios.

Dimitrov, que jugaba su segunda semifinal de un grande tras Wimbledon-2014, pudo haber decantado el partido a su favor, pero desperdició tres bolas de ‘break’.

Nadal, en cambio, rompió el servicio de su rival en el noveno juego y cerró el partido en el siguiente con su saque para medirse a su ‘viejo’ rival Federer.

El suizo había derrotado el jueves en la primera semifinal a su compatriota Stan Wawrinka también en cinco sets, por 7-5, 6-3, 1-6, 4-6 y 6-3, para clasificarse para su primera final en un Grand Slam desde el US Open-2015.

A sus 35 años, Federer se perdió gran parte de la pasada temporada por una lesión de espalda y después de rodilla.

Ocurra lo que ocurra en lo que queda de torneo, este Abierto de Australia pasará a la historia, por ser el primer grandes desde la era profesional (a finales de los años 1960) en el que los cuatro finalistas son treintañeros.

La final femenina la disputarán el sábado las hermanas Williams: Venus, de 36 años, y Serena, de 35.




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.