Rafael Narváez
Foto: (Archivo)

La Ley contra el odio viene impregnada de venganza y resentimiento al establecerse como el marco de una condena previa, advirtió Rafael Narváez, coordinador de la Asociación civil Defensa por los Derechos Civiles.

Narváez calificó esta ley como un, instrumento muy duro para la libertad de expresión, para el ejercicio del periodismo, los partidos políticos y para la ciudadanía que pretende derogar la Constitución de 1999. Recordó que la Asamblea Nacional Constituyente (ANC), pasó por encima del poder legítimo de la Asamblea Nacional electo en 2015, órgano que sí tiene la facultad y potestad de legislar, controlar el Ejecutivo y elaborar leyes para el pueblo.

El jurista explicó que el contenido de esta ley busca crear un nuevo cerco principalmente a los medios de comunicación social, mediante una camisa de fuerza que impone al ejercicio del periodismo. “Lo más grave de esta ley es que no será el Ministerio Público quien califique el delito sino la Comisión Nacional de Telecomunicaciones (Conatel)”, organismo que a su parecer, sin tener la facultad, ha venido estableciendo sanciones como si fuese un fiscal.

En cuanto a los partidos políticos, aseguró que también se verán limitados con esta nueva regulación, al asignarle la misma función de calificación del delito al Consejo Nacional Electoral (CNE) en lo relacionado a sus discursos y el posible cuestionamiento a la gestión presidencial, de un gobernador o de un alcalde de turno. “¿Cómo y quiénes van a calificar el nivel de odio o descontento que se pueda transmitir en una frase o algún tipo de expresión?”.

El abogado señaló que sobre la ciudadanía recaerá el peso de esta ley contra el odio de forma inclemente cuando éste salga a protestar su descontento ante la situación de escasez e inflación. “¿Quién se va a encargar de medir la rabia de un pueblo y de hacer justicia?”, se preguntó.

Le recordó a los miembros de la Constituyente que la instancia a la que pertenecen, solo está facultada para elaborar una nueva Carta Magna así como también avanzar en todo lo que tiene que ver con los derechos civiles, políticos, ambientales y de Derechos Humanos en beneficio de la ciudadanía.

Al fiscal Tarek William Saab y al Tribunal Supremo de Justicia (TSJ) los instó a que rectifiquen en su posición de aceptar la elaboración de leyes por parte de la ANC. Resaltó que el TSJ debe averiguar si existe otra Carta Magna en el bolsillo del Estado venezolano porque en la de 1999 no hay ninguna norma que le dé competencia a la ANC para legislar.

Nota de prensa.




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.