Jugadores de la NBA quieren volver a jugar. / Foto archivo

La búsqueda de un método rápido y fiable de detectar el coronavirus se ha convertido en el gran objetivo de los directivos de la NBA y del sindicato de cara a que en un futuro cercano puedan afrontar la posibilidad real de volver a la competición de la temporada regular.

Conocer la viabilidad de múltiples dispositivos de análisis de sangre para el coronavirus que podrían proporcionar resultados precisos en cuestión de minutos, se considera clave de cara a permitir a la liga rastrear el virus en lo que se considera un primer paso crítico para reanudar la competición.

Múltiples fuentes de la liga cercanas a la situación dijeron que la liga y el sindicato de jugadores han estado analizando lo que aquellos familiarizados con el asunto describen como análisis de sangre “similares a la diabetes” en los que alguien podría, con el pinchazo de un dedo, hacerse la prueba rápidamente, y los resultados podría tenerse en 15 minutos.

Los Laboratorios Abbott, con sede en Illinois, comenzaron a enviar sus pruebas de respuesta rápida a todo Estados Unidos la semana pasada, según un informe del Washington Post. Se dice que las pruebas, que han sido aprobadas por la Administración de Alimentos y Medicamentos de los Estados Unidos (FDA), dan los resultados en cinco a 13 minutos.

Las fuentes de la liga enfatizaron que este asunto se encuentra en la fase exploratoria y que no existe un cronograma claro sobre cuándo podría probarse la eficacia de cualquiera de estos dispositivos.

También destacaron que los avances en la ciencia y la medicina progresan a un ritmo rápido, con la colaboración a través de todo el mundo, lo que ofrece la esperanza de que las soluciones innovadoras sean posibles mucho más pronto que tarde.

Basado en más de una docena de entrevistas con gerentes generales y oficiales de entrenamiento atlético alrededor de la liga en los últimos días, existe una sensación colectiva de que, en general, descubrir métodos efectivos para pruebas de resultados rápidos es el obstáculo crítico que debe ser superado si se quiere que haya partidos de cualquier tipo en las próximas semanas y meses.

Existe un consentimiento unánime que es la única manera de sentirse seguro tanto en el deporte como el restos de las actividades profesionales que deben volver a la normalidad.

Pero la liga, además de tener como primera prioridad el asunto de la salud, también evalúa todas las opciones en busca de encontrar la manera de volver a la competición, si al final la hay o la encuentran.

Sin embargo, la disponibilidad generalizada de los dispositivos que la NBA y el sindicato han estado evaluando no estaba clara.

Lo que si tienen decidido ambas partes es que si se despeja y se pone a disposición una prueba rápida eficaz se habrá dado un gran paso para superar la suspensión de la temporada regular.

Tampoco está claro el momento en que se podría utilizar dicho método en la NBA, aunque si son conscientes que debe manejarse con delicadeza y de manera adecuada, dada la gran escasez de pruebas disponibles en todo el país ante la pandemia del coronavirus.

Saben que son el grupo que no están en la primera fila de los que realmente necesitan la protección ante la mortal enfermedad del COVID-19, que en Estados Unidos ya se ha cobrado mas de 10.000 muertos.

Además dentro de los equipos de la NBA insisten que las pautas de distanciamiento social del presidente Donald Trump se mantienen hasta el 30 de abril y son conscientes que no habría partidos hasta después de que el gobierno y varias agencias médicas y funcionarios de salud pública den luz verde.

Ante esta realidad, en el mejor de los casos, tales pruebas podrían llevar a que los jugadores y el personal del equipo sean evaluados antes de ingresar a un estadio para disputar un partido.

Pero incluso, si se descubre una prueba rápida eficaz, existen numerosas preguntas y posibles dificultades, que la liga tendrá que resolver antes de que vuelvan a competir.

Crear una burbuja perfecta podría parecer un objetivo ideal, pero muchos en la liga dijeron que tal idea parece casi imposible desde el punto de vista logístico.

Otra opción, competir en sitios neutrales, o ciudades donde la propagación del virus sigue siendo baja, ha circulado por la liga, incluido el potencial de que todos los equipos jueguen en una ciudad o para que los partidos se dividan en dos sedes, una en el Conferencia Oeste y otra en la Conferencia Este.

Por otra parte, a media que pasen los días y aumenten las pérdidas financieras, habrá una presión creciente dentro de la liga en busca de una vuelta a la competición, de alguna manera, potencialmente incluso si no hay un ambiente perfecto.




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.