Demonstrators take part in a march against Nicaraguan President Daniel Ortega's government in Managua, on September 9, 2018. Last week, Ortega expelled the United Nations human rights mission after it published a report criticizing the "climate of fear" in the Central American country, one of the poorest in the region. / AFP PHOTO / INTI OCON

Autoridades migratorias de Nicaragua negaron este viernes la entrada al país a una comitiva del Centro por la Justicia y el Derecho Internacional (Cejil), una organización defensora de los derechos humanos, denunció el grupo.

Tres activistas del Cejil llegaron la mañana del viernes al aeropuerto internacional de Managua, invitados por la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), pero no se les permitió ingresar y debieron regresar a Costa Rica, dijo la entidad en Twitter.

“Aunque contábamos con una invitación formal de la CIDH, las autoridades migratorias nos negaron el ingreso. Esta acción demuestra una vez más las arbitrariedades del gobierno y su falta de compromiso con los derechos humanos y la democracia”, expresó el Cejil.

“Lamentamos esta actuación de las autoridades nicaragüenses. Estamos convencidos de que en Nicaragua hay un cierre absoluto de espacios democráticos, hay miles de personas en indefensión en ese país que requieren de nuestro apoyo y del apoyo internacional”, dijo luego Marcia Aguiluz, integrante de la delegación de Cejil, en una conferencia de prensa en San José.

Junto a ella fueron deportadas Francisca Stuardo y Paola Limón.

Aguiluz explicó que las tres hicieron el jueves el trámite de informar por internet que viajarían a Nicaragua para fines no turísticos, como lo exige el gobierno.

Pero al intentar pasar por Migración, un funcionario les informó que no podían ingresar porque no habían “avisado con suficiente antelación”, según Aguiluz.

“Vamos a seguir con toda nuestra voz y toda nuestra energía denunciando lo que pasa en Nicaragua”, afirmó la activista.

La acción de las autoridades fue repudiada por organizaciones de derechos humanos en Nicaragua, que denunciaron el acoso del gobierno del presidente Daniel Ortega y su esposa y vicepresidenta Rosario Murillo contra los defensores de derechos humanos.

“El régimen Ortega-Murillo obstaculiza una vez más la labor de los defensores de derechos humanos al negar el ingreso del equipo de Cejil a Nicargua”, publicó en Twitter el Centro Nicaragüense de Derechos Humanos (Cenidh).

La CIDH tiene instalados en Nicaragua, con el aval del gobierno, dos grupos de trabajo para dar seguimiento a la grave situación de derechos humanos que vive el país desde que hace seis meses iniciaron manifestaciones contra Ortega.

Se trata del Mecanismo Especial de Seguimiento para Nicaragua (Meseni), que desde junio monitorea las recomendaciones hechas por la CIDH para superar las violaciones a los derechos humanos cometidas durante las protestas antigubernamentales, y el Grupo Interdisciplinario de Expertos Independientes (GIEI), instalado en julio para apoyar las investigaciones sobre la violencia ocurrida en el mismo marco.

La represión a las protestas ha dejado más de 320 muertos, 2.000 heridos y cientos de detenidos en Nicaragua, según grupos humanitarios.

 




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.