Cuatro argentinos están desaparecidos tras derrumbe del edificio en Miami. Foto EFE
“No quedó nada, desapareció, se borró”. Así describe la argentina Jacqueline Pakota cómo quedó el ala del edificio parcialmente colapsado en la ciudad de Surfside, donde ella tenía dos apartamentos y donde al menos una persona ha muerto y un número indeterminado de residentes sigue desaparecido.

Y no es para menos. Ya no queda casi nada del cuadrante noreste de este edificio de primera línea de playa de Surfside, una pequeña ciudad vecina de Miami Beach.

Desde el exterior se aprecian los restos de lo que parecían ser una sala de estar y dos filas de habitaciones, de las que apenas quedan unos pocos cabeceros de camas, una litera de niños y una cobija que quedó colgando como una triste bandera.

Los aparatos del aire acondicionado cuelgan de sus propios cables de electricidad sobre un amasijo de hierros y toneladas de cemento que cayeron de este edificio construido 40 años atrás.

“Es como si esa ala (del edificio) no hubiera existido nunca”, dice a los medios Pakota, angustiada porque unos amigos suyos, un matrimonio argentino y su hija, de 6 años, se habían trasladado la pasada noche a uno de sus apartamentos, que quedó “totalmente” destruido.

Era el 803, al que se habían ido pocas horas antes. Y como el suyo otros muchos de este edificio de 12 plantas, y que tenía apartamentos desde uno a cuatro dormitorios.

“Estoy esperando un milagro”, dijo la mujer, visiblemente afectada y cansada tras buscar a sus amigos durante toda la noche en los hospitales y el centro a donde llevaron a los supervivientes de este colapso y un hotel cercano que también fue evacuado ante el temor de que se derrumbase todo el edificio y pudiese afectarles.

“Nadie sabe nada” de sus amigos, un cirujano plástico y un productor de teatro y su hija de 6 años. Ella llama a sus teléfonos y uno de ellos “suena mil veces”, pero nadie atiende: “Ruego a Dios para que estén vivas las personas que están rescatando, las personas atrapadas en el edificio”.

OBRAS EN UN EDIFICIO ADYACENTE

Explicó que en los últimos días estuvo con sus amigos en la piscina del edificio colapsado y que se sentía una “vibración hiperfuerte”, producto, imagina, de obras con maquinaria en un edificio adyacente.

Pensé que el suelo iba a explotar, el edificio se movía como si estuviera saltando con la maquinaria.

El edificio, donde se estaban realizando trabajos en el tejado, tenía algunos desperfectos menores, pero, explica, nada que justifique que el edificio haya podido colapsar de esta manera.

La misma opinión del alcalde, que dijo que no se explicaba esta “horrible catástrofe”. “En los Estados Unidos los edificios no se colapsan, sin más”.

Mientras avanzan las tareas de búsqueda y rescate de posibles víctimas, la duda es ahora la seguridad del edificio y el riesgo a que se derrumbe por completo.

Cuatro argentinos desaparecidos

Cuatro argentinos se encuentran desaparecidos tras el derrumbe en Surfside, confirmaron a Efe fuentes de la Cancillería del país suramericano.

Si bien por ahora solo se informó oficialmente de ese dato, se sabe que al menos otros dos argentinos estaban en el edificio al momento del suceso pero pudieron salvarse: los actores Gimena Accardi y Nicolás Vázquez, ambos pareja, quienes se manifestaron en Instagram: “Nosotros estamos bien, gracias por preocuparse”, escribió la intérprete.

En declaraciones al canal argentino TN, un hombre, Rodrigo, se presentó como amigo de tres de los desaparecidos argentinos -entre ellos una niña- quienes se encontraban en un apartamento que él les había facilitado.

“Se estaban quedando en casa, y con la mala suerte que me dijeron: ‘¿Se te vació un apartamento en la playa? Queremos quedarnos en la playa’. Y se quedaron ahí, con la mala suerte de que en la primera noche que se quedan, pasa lo que pasa”, se lamentó.

Según dijo, sus amigos son Andrés Galfrascoli, de 45 años, Fabián Núñez, de 55, y la menor, Sofía Galfrascoli Núñez, de 6 años.

“Los llamo y no contestan”, afirmó, y señaló que los tres suelen viajar desde Argentina cada año a Miami.

“Vienen para visitarnos, como todos los años, y de paso se dieron la vacuna (contra la covid-19). Son amigos nuestros”, agregó.

El mismo hombre señaló que Accardi y Vázquez estaban en otro apartamento de su propiedad en el edificio: “Se salvaron. Estuve con ellos recién. Se subieron al ascensor, sintieron el ruido y Gimena le dijo a Nico: ‘Salí del ascensor'”, relató.

También comentó que la actriz “se golpeó y se hizo un chichón”, pero que los dos pudieron ir “por sus propios medios” al hospital.

El alcalde de Surfside, Charles Burckett, confirmó este jueves en una conferencia de prensa que un tercio del edificio, construido hace 40 años, se derrumbó por causas no determinadas, mientras sus habitantes dormían, e informó de que al menos una persona murió y una decena resultaron heridas, aunque se teme que puede haber más víctimas entre los escombros.

Una de las primeras personas rescatadas murió al llegar al hospital y subrayó que es posible que haya más muertos pues la parte este del edificio se derrumbó planta sobre planta y puede haber personas aplastadas entre las capas.

Según dijo, hay algunos apartamentos de cuyos ocupantes no se sabe nada todavía, lo que constituye una mala señal.




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.