COMPARTE

Cuando se acercan las vacaciones, quienes siguen una dieta para mantenerse o para adelgazar, de pronto le temen estos días, pero no por ello dejarán de disfrutar, sobre todo, estos asuetos de Semana Santa. Les presentamos unas sugerencias para que puedan asistir adónde se dispongan y degusten con moderación.

Si no tienes un sobrepeso muy alto, o llevas un largo tiempo haciendo dieta, se recomienda parar unos días la dieta, comer de todo pero evitando los excesos. Si es posible, respetando los horarios de las comidas, sin saltarse ninguna, y evitando picar.

¿Y cómo solucionar algunos compromisos que se pueden dar según tu destino de Semana Santa?

*Si vas a visitar una ciudad cercana. Elige refrescos light y evita el alcohol. Evita los rebozados y los alimentos grasos. Preferible, boquerones en vinagre escurridos, anchoas con tomate, porciones de tortillas de verdura, langostinos a la plancha, brochetas, magro con tomate, lomo embuchado, jamón serrano sin tocino… usa los encurtidos (pepinillos y cebollitas) como comodín. Evita comerte el pan!

Prepara una ruta para ver todos los sitios importantes de la ciudad, evita el transporte y ve siempre caminando.

*Si vas a la playa:

Si durante una comida con amigos o familiares se pide una paella o fideuá… sírvete un plato con poca cantidad y pide aperitivos a base de pescado no frito: pulpo, los salpicones de marisco, sepia o calamar a la plancha, pescados al horno o asados, ensaladas de marisco. También ensaladas para compartir, o un segundo plato a base de pescado a la plancha.

Anima a tus acompañantes a pasear por la playa, alquilar bicicletas… ¡cualquier actividad física!

*Si vas a un destino rural:

Si organizas una parrillada, intenta acompañar al grupo que se encargue de la compra para que además de alimentos grasos como las chuletas de cerdo y cordero o los chorizos, estén también los solomillos de cerdo, ternera o buey, el pollo y el pavo.

¡Aprovecha para comer verduras de temporada! Propón la  práctica de senderismo, una ruta en bicicleta o cualquier actividad que te permita disfrutar del paisaje.

*Si te vas a la montaña:

Seguro que acabas comiendo un bocadillo para comer… Elige alimentos ligeros y retira la miga del pan, si puedes. Prepárate un bocadillo de pollo con lechuga, de atún al natural con tomate, de pavo con pimienta y salsa de yogur casera, lomo embuchado con tomate, entre otras comidas ligeras.

Lleva contigo alimentos que complementen tu bocadillo y para hacer pequeñas tomas ligeras: fiambre de pavo o jamón york, queso fresco, frutas y yogures.

*Si te quedas en casa:

Tu menú en casa: Primer plato con abundantes verduras y un segundo a base de pescado, carne magra, huevo o marisco. Evita el pan, bebe agua y de postre elige infusión.

*Si comes en restaurante: De primer plato elige ensaladas, sin salsa, que puedas aliñar tú. De segundo platos poco elaborados y a la plancha.

Aprovecha los ratos libres para hacer alguna actividad física.

Haz propuestas de actividades movidas, intenta descartar planes que consistan en sólo comer y beber.

Evita las situaciones que supongan una tentación que puedan llevarte a romper tu dieta.

Elije agua como bebida principal. Los refrescos light o sin azúcar tienen muy pocas calorías. (Fuente:www.neovitalhealth.com)




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.