Bloque 28 ( Foto: Andrés Galindo)
COMPARTE

Día 95 de protesta y no cesa la represión. A las 8:00 p.m de este martes, efectivos de la Guardia Nacional Bolivariana (GNB) realizaban un recorrido por la urbanización La Isabelica, cuando se percataron de que la sociedad civil tenía objetos en llamas y escombros en la primera avenida, empezó el ataque contra los apartamentos de los bloques 27, 28 y 30 en los alrededores de la plaza Andrés Bello.

El primer ataque ocurrió entre las 8:00 y 8:30 p.m aproximadamente. Representó una alerta para los vecinos del bloque 28. La GNB inició la faena con bombas lacrimógenas y perdigones que lanzaban hacia los edificios. Todos los habitantes inmediatamente comenzaron a resguardarse y apagaron las luces con la esperanza de que los cuerpos castrenses se detuvieran.

LEA TAMBIÉN: En La Isabelica los vecinos no se quedaron en sus casas (Fotos)

“Mi hija me llamó desesperada y me dijo´mamá, mamá no prendas las luces porque llegó la GNB´, (la hija estaba en el tercer piso) y se van a meter al estacionamiento”, comentó una señora de la tercera edad que prefirió mantenerse en el anonimato. Y en efecto, los cuerpos de seguridad violentaron el portón del estacionamiento y le siguieron detonaciones.

Alberto Guerra denunció que la GNB comenzó a disparar perdigones y bombas lacrimógenas, no sólo contra los edificios, sino también contra cuatro carros que estaban estacionados allí y les rompieron todos los vidrios. Indicó que la mayoría de los vecinos, entre ellos algunos menores de edad, se ahogaban por los gases que se mantenían dentro del bloque.

Como prueba y recuerdo de este episodio, con una banda identificada con el logo de la Fuerza Armada Nacional Bolivariana (FANB) que se le cayó a un guardia, los residentes recogieron los restos de los artefactos lanzados luego de la incursión en el bloque 28.

Estacionamiento del bloque 28 (Foto: Richard Tineo)

Alrededor de las 9:00 p.m. llegó la segunda arremetida de la GNB. Esta vez le tocó el turno al bloque 27. Allí se encuentra una peluquería, violentada por los efectivos castrenses.

La dueña del establecimiento contó que las luces de su casa y del local estaban apagadas. Ella se asomó porque escuchó el ruido de las motos de los guardias y vio como se devolvieron para atentar contra los vecinos. “Aunque rompieron los vidrios y forzaron la reja que asegura el local, los cuerpos de seguridad no lograron llevarse nada”.

Pese a que la GNB no logró entrar a los apartamentos, los vecinos les gritaban desde las ventanas para que abandonaran el lugar y como respuesta recibieron amenazas de allanarlos al día siguiente. “Sigue gritado que te vamos a allanar la casa, no hagas que suba y me meta en tu casa”, decían los guardias.

Peluquería afectada (Foto: Andrés Galindo)

Los GNB insistían en mantener reprimidos a los vecinos. Los últimos afectados del sector cinco fueron los habitantes del bloque 30. En ese ataque, algunos apartamentos sufrieron daños producto del impacto de perdigones, mientras los vecinos se las ingeniaban para no asfixiarse.

Una señora de la tercera edad desde su ventana rota declaró, mientras lloraba, que su nieta de año y medio estaba asfixiada por los gases lacrimógenos y desesperada pidió ayuda a los vecinos, “También le destrozaron los vidrios a mi carrito”.

“TAMBIÉN le destrozaron los vidrios a mi carrito”

Por la represión, al menos dos personas resultaron heridas por el impacto de perdigones y un joven fue herido de bala, con orificio de entrada y salida. Según vecinos, su estado es delicado.

Una muchacha que vio como se llevaban a su compañero, denunció que trabajadores de la clínica La Isabelica negaron el ingreso al hombre de 28 años, herido por un proyectil.

Los guardias causaron destrozos a otros tres vehículos: dos carros marca Chevrolet, modelo Optra, color gris; y otro marca Ford, modelo Explorer. Estos automóviles se encontraban estacionados afuera del bloque 30 cuando irrumpieron los efectivos.

 




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.