COMPARTE

¿Sientes gran somnolencia justo después de comer y te gustaría evitarla? Por lo general, esto es debido a la ingesta, en especial, de una serie de alimentos.

Presta atención, porque hay tips que pueden ayudar a evitar que ocurra. Estamos seguros de que te serán de gran ayuda.

Si se tiene oportunidad, el mejor remedio para terminar con la somnolencia tras la comida es hacer una siesta breve, de 10 o 15 minutos.

Pero, como eso no siempre es posible, se puede jugar con la dieta. Para ello, procura evitar los alimentos que te desglosaremos.

Además otras recomendaciones como no comer en exceso y beber agua también te serán de ayuda.

Toma nota y no sufrirás más esa somnolencia incómoda que aparece tras la hora de comer y que suele llegar cuando estamos trabajando.

Evita los productos lácteos

Los productos lácteos son esenciales para el cuidado de los huesos, pero hay que tener cuidado con el modo de ingerirlos, sobre todo, con las horas a las que se toman.

El conjunto de triptófano y calcio que suelen tener estos productos, ayuda al cerebro a asimilar este aminoácido.

Este efecto relajante se observará cuando consumamos quesos duros porque contienen más calcio.

Si le agregas galletas saladas al queso, tendrás aún más sueño. Y es que, en presencia de los carbohidratos, el efecto del triptófano se vuelve más marcado y se potencia.

Así pues, ten mucho cuidado si no quieres luego tener sueño de más.

Modera el consumo de almendras

Las almendras son otro alimento rico en triptófano, el aminoácido que fomenta la producción de melatonina, la hormona del sueño.

Además, las almendras contienen mucho magnesio, el cual relaja los músculos y hace que te dé sueño. Si tienes que trabajar después, mejor evitar su ingesta.

Si quieres evitar el sueño, no comas plátanos

Gracias al azúcar que contienen los plátanos, el triptófano es mucho más accesible para el cerebro.

También debemos tener en cuenta la cantidad de potasio y magnesio, que se encuentran en abundancia en esta fruta. Estos minerales relajan los músculos y, en consecuencia, podemos sentir más somnolencia.

Las nueces y la somnolencia

Las nueces son otro de los productos que pueden provocar somnolencia, aunque menos que otros frutos secos como las almendras.

Y es que, aunque contienen menos triptófano que las almendras, tienen melatonina.

Hay investigaciones que demuestran que el consumo de nueces aumenta el nivel de esta hormona en la sangre y, como resultado, te puede dar sueño, así que ojo con comerlas en el trabajo.

Si no quieres dormirte, no comas cerezas

Las cerezas son una fruta deliciosa pero que pueden provocar sueño, ya que aumentan el nivel de melatonina.

Si bien un par de cerezas no cambiará nada, mucho cuidado con tomar un vaso de jugo de cereza, porque entonces sí es probable que te dé sueño.

El efecto relajante de la manzanilla

La manzanilla contiene glicina, un aminoácido que posee un suave efecto sedante y relaja los músculos y el sistema nervioso.

Por lo tanto, después de tomar un té de manzanilla, es probable que te dé sueño así cuidado con el momento en el que lo tomas.

No te excedas con las semillas de calabaza

Las semillas de calabaza también contienen dosis importantes de triptófano, y también mucho zinc y magnesio.

Estos elementos relajan los músculos y el sistema nervioso, debido a lo cual puedes tener ganas de dormir después de consumirlas. Tenlo en cuenta.

¿Avena para desayunar?

La avena nos aporta tanto triptófano como vitaminas del grupo B, por lo que es un alimento que relaja el sistema nervioso. También tienen magnesio y calcio.

  • Si no quieres bostezar después del desayuno, no intensifiques el efecto sedante agregándole leche, plátanos o almendras.
  • Mejor, procura mezclarla con otro tipo de alimentos.

Sueño después de comer arroz blanco

El arroz blanco tiene un índice glucémico alto, por lo cual provoca somnolencia, aunque no lo hace de inmediato, sino 3 o 4 horas después.

El efecto hipnótico más marcado lo tiene el arroz de jazmín así que si eres amante de este tipo, cuidado.

Los pescados más grasos

Los ácidos que contienen los pescados más grasos, como puedan ser el salmón, atún u otro pescado graso frito intensifican la producción de melatonina.

Estos ácidos reducen el nivel de la hormona del estrés en la sangre, por lo cual nos relajamos y empezamos a sentir que el sueño nos invade. (Fuente: mejorconsalud.com)

 




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.