caso Alex Saab
Se buscaba impactar la estructura de empresas fachada de Alex Saab. Foto: Archivo

Hace tres años, por una fuga de información, se frustró una de las operaciones de lavado de activos más importantes del país que buscaba impactar la estructura de empresas fachada de Alex Saab.

El único condenado por estos hechos es Eddie Pinto Rúa, un exagente de la Dijín, que recuperó la libertad en tres años gracias a una negociación con la Fiscalía que incluía entregar a poderosos abogados que colaboraron con la huida. Pero el caso se estancó allí.

Era 25 de septiembre de 2018 cuando la Policía y la Fiscalía -en un trabajo conjunto con la DEA- tenían listo un golpe crucial contra el emporio económico del empresario Alex Saab en la costa. Pero los más de 25 agentes que se trasladaron de Bogotá a Barranquilla para ejecutar siete órdenes de captura y doce allanamientos vieron cómo tres años de trabajo investigativo se fueron por la borda.

Se evidenciaba fuga de información. Siguieron generándose más comunicaciones interceptadas donde se confirmaba que las personas a capturar generaban actividades muy diferentes a sus rutinas diarias, tales como dejar sus vehículos abandonados, dejar de usar sus celulares o diálogos utilizando palabras claves.

Las piezas sueltas del caso Alex Saab

El relato es del mayor de la Policía Nicolás Suárez, líder de la operación. Llevaba dos años tras los movimientos financieros de Alex Saab, el portador de los secretos del régimen de Nicolás Maduro, acusado de usar una extensa red de empresas de papel para defraudar y lavar dinero de contratos con el vecino país.

Cinco días después del frustrado operativo, el oficial Suárez recibió en su correo electrónico un anónimo de la cuenta [email protected] que le revelaba la forma como se filtró la información.

Un mismo integrante que trabajaba como analista de las líneas interceptadas de la unidad antiterrorismo de la Dijín habría contactado a un amigo de ellos llamado Mario García Palacio, quien presuntamente el día domingo 23 de septiembre de 2018 a las 10 horas se habría reunido en el hotel Movich de la ciudad de Bogotá. Allí habría dicho que el martes 25 de septiembre a las 6 am la Dijín a hacer un operativo de captura contra los Saab y también iban a allanar sus casas.

En cuestión de horas se hicieron polígrafos, indagaciones e interceptaciones a los mismos investigadores. Pronto apareció un culpable. El 11 de octubre de 2018, el Policía de la Dijín Eddie Pinto Rúa se convirtió en el único capturado por el caso.

Preso un saboteador

Aceptó los cargos y pagó una condena de 3 años de prisión por sabotear una operación que tenía encima los ojos de todas las agencias de inteligencia de Colombia y Estados Unidos.

Noticias Caracol accedió al expediente judicial contra el expolicía. Queda en evidencia que a pesar del llamado de atención y los cuestionamientos hechos por las autoridades judiciales a la Fiscalía, esta no resolvió los vacíos en relación con el verdadero papel que jugaron poderosos abogados en la fuga.

El periodista de Univisión Gerardo Reyes fue el primero en revelar y cuestionar las declaraciones que rindieron algunos abogados. Meses después, lo hizo el juez que revisó el caso del policía señalando que los abogados Mario García Palacio y María Paula Escorcia también pudieron ser partícipes de las conductas delictivas.

El despacho ha inferido de que también, en estos hechos, han participado el señor Mario Germán García Palacio y la señora María Paula Escorcia Leiva. El contexto de todas las denuncias permitió inferir de que participaban de este iter crimini, indicó Diógenes Manchola Quintero, juez 20 penal del circuito.

Monitoreo al abogado de Saab

Por las asesorías financieras que prestaba a la familia Saab, los pasos del abogado Mario García venían siendo monitoreados por la inteligencia colombiana. Aun así, nadie reparó en que García se reunió con el Policía el 23 de septiembre en un hotel cerca al aeropuerto de Bogotá por más de tres horas.

Me pidió que le informara a Alex Saab que están preparando una operación en la que capturarían a Amir Saab, Luis Saab, Julio Ruíz, Cintya Certain y su mamá, la señora Morán, quedando pendientes de definir dos personas más. Después me preguntó que cómo nos íbamos a comunicar y entonces le di como 800.000 pesos para que se comprara un celular.

Esa misma noche, el abogado regresó a Barranquilla y se reunió con Amir Saab, hermano de Alex Saab, a quien puso sobre aviso de la reunión y del operativo que venía en camino

El mismo tipo que supuestamente era de la Dijín me llamó por videollamada y me dijo que ya sabía que estaba reunido con Amir. También me dijo que el operativo Plan Patriotas lo habían adelantado para el día 25 porque habían escuchado la conversación de Amir con su hija Sheryn en la que manifestaba que estaba planeando un viaje a Canadá. Me pidió que le dijera que saliera prontamente del país y al igual que a todas las personas que iban a capturar.

Los chats son reveladores porque demuestran una filtración de información reservada de una operación de gran envergadura. Incluso, queda claro que Mario García no era el único abogado que estaba al tanto de las capturas. Así lo demuestran estos chats que se cruzaron el 24 de septiembre, un día antes del operativo.

Lea la nota completa en Noticias Caracol

 




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.