El COVID-19 y la epidemia de emociones
Buscar apoyo familiar y de los amigos, invita la psicológa Yorelis Acosta, en tiempos de aislamiento por el COVID-19(Cortesía)

La situación de alarma mundial que causa el COVID-19 desarrolla en la población sentimientos de angustia, tristeza y preocupación.

Por ello la Fundación Rehabilitarte realizó una encuesta a los venezolanos sobre la salud mental ante la gran cantidad de información recibida sobre esta pandemia en la que registró, entre otras cifras, que 87,4% de los encuestados presenta síntomas psicológicos de ansiedad.

En este sentido, 75,6% señaló que también presentaba síntomas físicos de ansiedad, los cuales pueden ser intranquilidad, inquietud y agitación. Es decir, la rutina por la cuarentena preventiva y la sobreinformación impactan de manera negativa en la salud mental de quienes no están infectados por el virus.

En el informe se destaca asimismo que el distanciamiento social genera tristeza en 79,8% de los encuestados, de los cuales 27,4% enfatizó sentirse “gravemente afectado” ante esta medida.

El 77,4% de la población admitió que la mayor parte del contenido que recibe a diario está relacionada con el COVID-19. Eso representa un estado constante de alerta a causa de la sobreinformación.

Preocupaciones

Las preocupaciones tienen que ver con el agotamiento de recursos como comida, agua, medicamentos y gasolina, pensamiento que afecta a 52,8% de la población.

Otros temas que generan inquietud son los familiares o amigos que están fuera del país, la falta de actividad laboral, los niños y personas vulnerables de la familia, y el sistema de salud local, calificado como grave por los encuestados.

Las conclusiones

“La reiterada información que se recibe hace sentir ansiosa y alerta a la población, por lo que recomendamos aprovechar la atención captada para fomentar mensajes positivos de convivencia, prevención y preservación de su bienestar; además el contexto comunicacional hace fácil propagación de rumores, que generan alarma y ansiedad en la población por lo que hay un trabajo de educación a la población necesaria en la detección de noticias falsas y engañosas”, señala Rehabilitarte.

La institución destaca que los síntomas de ansiedad y tristeza manifestados por los encuestados también hacen ver la importante necesidad de crear mecanismos de comunicación entre los profesionales de la salud mental y la población, creando canales de asistencia psicológica remota, comprendiendo el contexto y tomando en cuenta líneas bases de información para la asistencia brindada.

“Por otra parte, las preocupaciones frecuentes de la población asociada al agotamiento de recursos hace ver una realidad: el contexto venezolano se encuentra bajo emergencia no solo desde una perspectiva sanitaria, sino desde el ámbito político, social y económico; el Estado debe propiciar y asegurar el acceso a los recursos básicos, como alimentación, agua y servicios públicos, y asegurarlos como derechos fundamentales de la población. Las organizaciones de cooperación internacional deben observar estos problemas y apoyar sobre sus soluciones”, destaca.

Los expertos advierte que las necesidades manifestadas pueden ocasionar episodios de conflictividad aun mayor en la nación, y que las personas no acaten la cuarentena social por la búsqueda de recursos económicos para su subsistencia.

Finalmente Rehabilitarte indica que “una de las manifestaciones de tristeza en la población está asociada al distanciamiento social, todo esto es congruente con lo que planteó el sociólogo Alejandro Moreno, quien describió que la convivialidad en el venezolano es el verdadero motor de la actividad comunitaria, económica y familiar, todo esto traducido a que el venezolano es un individuo de convivencia”.

“Cuando estos elementos fallan por motivos mayores la cotidianidad cambia y se origina una crisis en el modo de vida de las personas, explicando, de este modo la aparición de síntomas de tristeza y anhelos de reencuentro”.

Leer más: http://elnacional.com

 




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.