Los integrantes del clan Rooney, instalados en el condado inglés de Lincolnshire esclavizaban a personas con discapacidad e indigentes. (Cortesía)
COMPARTE

Nueve miembros de una familia británica que sometieron a trabajos forzados a discapacitados y “sintecho” fueron condenados hoy a penas de cárcel que suman más de 80 años en total, tras ser hallados culpables de cargos relacionados con el fraude y la esclavitud moderna.

Un juez de la Corte de Nottingham (Inglaterra) impuso diez años y nueve meses a Martin Rooney, de 57 años, cabeza de familia, mientras que dos de sus hijos -John y Patrick- recibieron una condena de más de 15 años cada uno.

Durante más de dos décadas, la familia captaba por la calle a personas vulnerables a las que obligaban a trabajar en su empresa de renovación de pavimentos en condiciones de esclavitud.

Los integrantes del clan Rooney, instalados en el condado inglés de Lincolnshire, identificaban a sus víctimas y las que instalaban en caravanas sin agua potable ni servicios y obligaban a trabajar durante largas jornadas laborales.

El clan de los Rooney alojaba a sus empleados en caravanas sin agua potable ni lavabos y les forzaba a trabajar durante largas jornadas laborales.

Una de las víctimas, que estuvo más de 25 años bajo el control de la familia, fue obligada a cavar su propia tumba, según se conoció durante el proceso judicial.

Cuando las fuerzas de seguridad intervinieron por primera vez en el caso, en septiembre de 2014, se encontraron con que algunos de los trabajadores de la empresa familiar presentaban síntomas de malnutrición y de haber recibido palizas.

El magistrado Timothy Spencer acusó al cabeza de familia de los Rooney de haber criado a sus hijos “en una cultura criminal” y de tratar a los trabajadores de la misma forma que la “realeza medieval” controlaba a “los campesinos”.

En agosto, la Agencia Nacional del Crimen británica (NCA) alertó de que los casos de esclavitud moderna y tráfico de personas son más comunes en el Reino Unido de lo que se pensaba hasta ahora e informó de que mantiene más de 300 investigaciones abiertas en ese ámbito. 




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.