Foto referencial
COMPARTE

No será el último al menos mientras este gobierno continúe en el poder. Un diario más debe distanciarse de su compromiso con la calle por falta de papel. La información nunca debería dejar de circular pero en dictadura esto  ocurre. Este lunes 23 de enero de 2016 El Nuevo País dejará, por los momentos, de ser un diario y pasa a un nuevo formato para poder subsistir ante la presión.

El semanario es la nueva alternativa de El Nuevo País, es la estrategia que muchos diarios han tomado para alargar su vida en los kioscos y las manos de los lectores, para garantizar información de calidad y sin censurar. En un gremio controlado por la Corporación Alfredo Maneiros que decide a quien si y a quien no darle papel.

En el comunicado publicado por el periódico admiten que aun no saben cuando será el tiempo en el que regresen pero si aseguran que llegará ese día y le recuerdan a sus lectores que podrán seguir leyendo Zeta, su revista, pero no en este formato si no como un periódico.

 




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.





Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.