Profesor universitario Julio García. (Archivo)

Una burla e irrespeto para los trabajadores es, a juicio de Julio Garcia, presidente del Colegio de Enfermeras (os) del Estado Carabobo, el anuncio del Gobierno de incrementar el salario mínimo a 7 millones de bolívares y la cesta ticket a 3 millones.

García explica que el ingreso (salario mínimo y cesta alimentación) de 10 millones de bolívares representa $3.54 mensuales; mientras que las supuestas incidencias en cláusulas y contratos colectivos son insignificantes, en virtud de que los porcentajes impuestos son bajos.

El dirigente gremialista recordó que la resolución 2.792 del Ministerio del Trabajo abolió gran parte de los beneficios contractuales existentes. “La problemática continuará, la huida de las instituciones públicas y el rechazo de trabajar en la administración pública se acrecentará”.

Julio García recordó que desde el gremio de enfermeros han alertado que no mejorar los incentivos e ingresos salariales es causa del déficit de profesionales en las áreas de la salud, lo que atenta contra la seguridad y calidad del servicio, y este aspecto no se aborda con responsabilidad desde el gobierno patrono”.

Con relación al anuncio de petrolizar las prestaciones sociales, indicó, que ello representa un nuevo engaño y una práctica de anuncios impuestos, inconsultos e ilegales.

El especialista en estudios de trabajo expone que para poder cambiar la forma de pago de las prestaciones sociales, primero, se debe cambiar el método de cálculo previsto en la Ley Laboral (LOTTT), la cual establece en su artículo 122, que el salario base para el cálculo de lo que corresponda al trabajador por concepto de prestaciones sociales, y de  indemnizaciones por motivo de la terminación de la relación de trabajo, el cual será el último salario devengado.

Es decir, que en todo caso lo que hay que modificar es la forma de pago de salario básico o el método previsto en la legislación; y para ello, tendrían que anunciar y pagar el ingreso en petros, y luego aplicar sus incidencias en las prestaciones, afirmó.

Los trabajadores estamos cansados de promesas y engaños, criticó el profesor universitario. “Sabemos que lo anunciado en el año 2019 que fijaba el salario mínimo en medio petro no se cumplió; que el plan del año 2018 sobre el oro con el lingotico para ahorros, fideicomisos y prestaciones sociales también se anunció y tampoco se cumplió; por ello, cada promesa desde la presidencia no genera expectativas y mucho menos mejoras laborales”.

Ante esto, Julio García propone que se debe insistir en la lucha por el cambio de las políticas económicas, laborales y de las riendas del país, donde se retome como fuente de generación de ingreso el conocimiento y la productividad; siendo de importancia rescatar la confianza, la decencia y el valor por el trabajo.




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.