Los obispos de Venezuela piden democracia. (Foto Referencial)

El Episcopado exigió este lunes la “liberación inmediata” de Javier Tarazona, director de Fundaredes, y de Rafael Tarazona y Omar García, también integrantes de la ONG de Derechos Humanos.

“Exigimos resguardar la integridad física y la liberación inmediata de los miembros de Fundaredes y de todas las organizaciones que velan y luchan por los derechos de todos los venezolanos”, señala la Conferencia Episcopal Venezolana (CEV) en la exhortación pastoral de cierre de su 116 Asamblea Ordinaria Plenaria, publicada este lunes, reseña La Verdad.

“En múltiples oportunidades, hemos denunciado las violaciones a los derechos humanos que han sufrido y sufren personas e instituciones en nuestro país. Estas violaciones han sido confirmadas en los diversos informes presentados por la Alta Comisionada para los DDHH de la ONU”, exponen los arzobispos y obispos.

“En los últimos días, hemos sido testigos de algunas situaciones irregulares, como la de una ONG dedicada a la defensa de los derechos humanos a cuyos miembros se les violentaron estos mismos derechos, en particular el debido proceso, al ser detenidos y trasladados, sin permitir comunicación alguna con sus familiares y con sus abogados”.

Ante ello, exhortan “a las autoridades competentes, encargadas de resguardar la seguridad y el cumplimiento de esos derechos, a que cumplan su misión como lo propone la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela en el art. 2”.

Los integrantes de Fundaredes fueron detenidos el pasado viernes 2 de julio en la sede del Ministerio Público en Coro, estado Falcón, a donde habían acudido para formular una denuncia por acoso ejercido por funcionarios públicos.

El Ministerio Público les imputó por traición a la patria y terrorismo, informó Tarek William Saab, por realizar acusaciones públicas y sin ningún fundamento, las que dijo incitaban al odio y comprometían “gravemente la paz de la República”.

Víctimas de la violencia

Se refiere de nuevo la CEV en su exhortación pastoral a la situación de violencia vivida en Caracas en los últimos días, tras el comunicado de la Comisión Permanente emitido el pasado 9 de julio.

“Esto evidencia el debilitamiento en la misión que deben cumplir las instituciones de seguridad del Estado Venezolano; refleja la crisis político-social en la que hemos estado sumergidos en las últimas décadas”, acusa.

Y manifiesta su solidaridad “con las victimas que esta situación ha generado”, al tiempo que exhortan a las instituciones del Estado “a no violentar el principio de la centralidad y dignidad humana, por lo que hay que anteponer la seguridad personal de los ciudadanos por encima de cualquier otro interés”.

No vacunar con Abdala

Ante la “grave crisis sanitaria” que vive el país, llama el Episcopado a la administración de Nicolás Maduro “para que se aboque a equipar los hospitales de lo necesario para atender la salud de nuestro pueblo, sobre todo en lo referente a la pandemia del COVID-19”.

“Igualmente, urge la necesidad que se implemente una auténtica y seria política de vacunación que beneficie por igual a toda la población y con vacunas reconocidas y autorizadas por la OMS. A este respecto, las diferentes academias científicas de Venezuela han hecho el llamado de no implementar la vacunación en el país con la vacuna denominada ‘Abdala’, pues, es considerada por ellas ‘un experimento biológico no autorizado”, enfatiza.

Agrega: “Ante la realidad de vacunar a nuestro pueblo se deben deponer todas las posiciones interesadas, parcializadas e ideologizadas”.

Sistema educativo

Hacen mención también los arzobispos y obispos a que “desde algunos años, y actualmente con la pandemia del COVID-19, el sistema educativo está muy afectado”.

Destacan que “los docentes son víctimas de la compleja crisis humanitaria que vive todo el pueblo, su salario no cubre lo mínimo que establecen los indicadores mundiales para considerar que, por lo menos, no se encuentren en pobreza extrema; además, hay una alarmante deserción escolar”.

Advierten, además, que “pretender que la educación formal se haga por Internet es una ilusión, pues, menos del 20% de las familias tienen acceso a este servicio”.

“Frente a esta crisis educacional, es preciso atender a los docentes: sin ellos no hay proceso educativo. Las políticas educativas deben mirar a crear un Pacto Educativo Global, que involucre a todos, que ponga sobre la mesa el tema de la educación no solo en el ámbito docente y familiar sino también en el ámbito gubernamental, en el campo empresarial, artístico, religioso, y con especial incidencia en lo social, lo político, lo económico, lo cultural, partiendo de alianzas educativas que hagan constituir a Venezuela en una Sociedad Educadora”, exponen.

“Ideología del género”
Advierten también a los miembros de la Asamblea Nacional (AN) electa el pasado 6 de diciembre y “a todos los hombres y mujeres de buena voluntad, el peligro real de imponer la llamada ‘ideología del género”.

Alertan que “ella contradice la verdad científica y el sentido común. Es una colonización ideológica que procede de grandes intereses económicos. En aras de la “libertad”, se desdibujan los contornos naturales ente el varón y la mujer, para dar cabida a una sexualidad llamada ‘diversa”.

Y que “esto trae unas consecuencias imprevisibles en la educación de niños, niñas y adolescentes. Es urgente que todos contribuyamos a defender a los más débiles, que son los más pequeños que crecen día a día en el desarrollo de su afectividad y su identidad sexual”.

Elecciones

De cara a las megalecciones pautadas por el Consejo Nacional Electoral (CNE) para el 21 de noviembre, los arzobispos y obispos manifiestan en su exhortación pastoral su preocupación por “la progresiva división que existe entre los diversos actores políticos del país y su desconexión con los problemas del pueblo”.

“Tanto en el gobierno como en la oposición se producen fuertes antagonismos basados en ambiciones personales, sectarismos y ansias de poder, que se han agudizado ante la convocatoria a las próximas elecciones”, adicionan.

Y señalan que “se lucha por ocupar cargos de gobierno y poco se piensa en el bien común de nuestro sufrido pueblo y en la solución de sus problemas básicos, lamentablemente es la población quien sufre las consecuencias”.

A su juicio, “las elecciones son una excelente oportunidad para fortalecer liderazgos locales y regionales y para que los aspirantes vean allí una ocasión para servir a nuestros conciudadanos y promover el bien común”.

Por ello, convocan a “deponer intereses particulares, y buscar con acciones concretas el bienestar de todos y atender las necesidades de los más empobrecidos”.

Solidaridad

Los obispos hacen un llamamiento a la solidaridad y la comunión como vía de resolución de conflictos, pues afirman que “solo si unimos esfuerzos y voluntades podremos sacar al país adelante”.

“Tenemos que unir esfuerzos para que haya una verdadera participación de todos los ciudadanos en la refundación de nuestra nación”, expresan los arzobispos y obispos.

Con información de La Verdad




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.