Foto Referencial
COMPARTE

 

Oscar Enrique Rojas (29) fue asesinado a tiros, despojado de su moto Empire color rojo y su bolso con otras pertenencias, por los delincuentes con quienes discutió días antes por haberle robado su celular inteligente en una fiesta en Km 9 de El Junquito.
El hecho se registró en el sector Colina Suave, cuando Rojas se dirigía a comprar una tarjeta telefónica. Vivía en Los Manantiales, de la misma zona. Un vecino que lo vio tendido avisó a los familiares y fue llevado al hospital Pérez Carreño, donde murió pero en el trayecto logró mencionar los nombres de sus victimarios: “pilo, Luisito y coco”.
A Rojas le habían robado el celular en un descuido, durante una fiesta el fin de semana, y al enterarse de quienes lo tenían, les llamó la atención y exigió que se lo devolvieran. Discutió con ellos el pasado martes, le dijeron que no se lo devolverían, y el miércoles al insistir en el reclamo, le dispararon y le quitaron otras pertenencias.
El joven trabajó en una rectificadora de motores hasta diciembre cuando liquidaron al personal por problemas económicos. Desde entonces estaba desempleado y vivía en casa de su hermana.
Ellos eran diez hermanos y quedan seis. Uno murió por enfermedad, otro fue arrollado el año pasado y el tercero fue ultimado a puñaladas por defender a un amigo durante una riña.




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.