En riesgo de morir, están los pacientes diagnosticados con leucemia mieloide crónica porque no están tomando el medicamento imatinib de 400 miligramos desde hace ocho meses, el cual sirve para controlar e inhibir la enfermedad. Es el equivalente a una quimioterapia oral, mensual y de por vida.

La Asociación Zuliana de Pacientes Hematoncológicos del Estado Zulia (AZUPHE) es una organización sin fines de lucro, que reúne a quienes padecen esta enfermedad. Cuenta con más de 130 personas diagnosticadas, solo en la región y les brinda charlas, apoyo emocional, orientación y educación respecto a su enfermedad.

Zaida Moreno, presidenta de la fundación, asegura que el fármaco imatinib proporciona al paciente más años de vida. “Teníamos enfermos que a los cinco años de ser diagnosticados fallecían, ahora, gracias a esta medicina, hay personas con 20 años o más de vida luego del diagnóstico”.

Moreno comentó que fueron a la Gobernación en donde los remitieron a la Lotería del Zulia. “Allí solo ofrecieron ayuda para solo un paciente, lo que resulta demasiado escuálida, ya que la cantidad de personas con la enfermedad pasan el centenar”. Con el tiempo el problema repercutió en la muerte de dos personas por la falta de la medicina. “Dos más que están muy delicados”, según información publicada en el diario La Verdad.

Necesitan apoyo

Moreno envió cartas al Instituto Venezolano de los Seguros Sociales (IVSS) en Caracas, a Luis Salerfi López Chejade, ministro para la Salud y a Delcy Rodríguez, presidenta de la Asamblea Nacional Constituyente. La única respuesta que recibieron es “apegarse a una parafernalia de protocolos para lograr una audiencia con estos funcionarios”, mientras la vida de los enfermos se apaga.

La leucemia (LMC) es una enfermedad clasificada dentro del síndrome mieloproliferativo crónico, conjunto de enfermedades que afectan la sangre, caracterizado por una proliferación de los glóbulos blancos de la serie granulocítica hasta las últimas fases madurativas de su diferenciación. Muchas personas no presentan síntomas hasta las etapas más avanzadas y la única posibilidad de diagnosticar la enfermedad es mediante un análisis de sangre de rutina.

Greisy Salazar, de 29 años, es madre de dos niños padece esta enfermedad hace nueve meses y manifestó su preocupación “porque no sé cuánto tiempo me quede de vida si no recibo el tratamiento completo a tiempo”.

Aseguran además, que en zonas foráneas como Machiques y la Costa Oriental del Lago también habitan pacientes con este cáncer. “Estamos preocupados porque en la Farmacia de Alto Costo del Hospital Adolfo Pons, desde hace ocho meses, no llega el medicamento”.  Para colaborar de alguna manera con la asociación, su red social en Instagram @ComuniLmc.




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.