La tía Mery Mejías llamó la atención por la situación de inseguridad. (Foto Cortesía)

De un disparo en la espalda murió el oficial de la Policía Nacional Bolivariana, Tony Efraín Hurtado Mejías (28), durante un robo ocurrido el miércoles en la urbanización Ruiz Pineda, Telares Palo Grande, cerca de la fábrica de Ama de Casa, Caricuao.

Hurtado tenía tres años de antigüedad, estaba adscrito a la Brigada Turística, en la avenida Panteón, tenía tres hijos (de 8, 5 y 4 años), vivía en Caricuao y estaba franco de servicio para el momento en que fue atacado.

Después de llevar a su novia regresaba en su moto Empire Horse a buscar a sus pequeños cuando le salieron al paso para asaltarlo, no se detuvo y le dispararon por la espalda. El funcionario perdió el control del vehículo y se estrelló contra un objeto fijo, siendo auxiliado por una comisión de la Guardia Nacional que lo trasladó al hospital Pérez Carreño.

Su tía Mery Mejías llamó la atención por la situación de inseguridad que sufren los propios policías y las condiciones deplorables en que se encuentran los hospitales. Contó que hasta las dos de la madrugada anduvieron buscando dos bolsas de sangre para operar a su sobrino, quien finalmente murió.

Visiblemente consternada, al lado de su hermana (madre del policía), quien estaba aún en shock, denunció que “jóvenes están matando a jóvenes, que no pueden ver crecer a sus hijos, nuestros hijos se nos están yendo del país, todo se está acabando, la educación está por el piso”.

Hizo un “llamado a la conciencia, salgan a patear las calles, vayan a los hospitales, no hay nada, la gente anda mendigando pan, medicinas, comida, mi hermana gemela es paciente oncológica, no consigue sus medicamentos y se los mandan del exterior, queremos que esta Venezuela cambie, que haya un cambio espiritual, esto se acabó, no hay Patria, no hay nada”.

-Esta es la noticia más terrible que me han dado en la vida, es un dolor muy fuerte que no lo compra ni el oro ni la plata, no me importa quien me oiga, ni quien me vea, hablo con propiedad.

Ella estaba en su trabajo cuando le dijeron lo que le había ocurrido a su sobrino y junto con el resto de la familia se dedicaron a buscar lo necesario para tratar de salvarle la vida. Este jueves con el acompañamiento de oficiales de la PNB acudieron a la morgue para reclamar el cadáver del policía.




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.