Violencia contra inmigrantes
Foto archivo: Cortesía MSF

Hungría consideró más importante cumplir las políticas crueles e inhumanas de protección de fronteras que la defensa de la vida humana, denunció este jueves el Comité Helsinki Húngaro tras un fallo europeo que responsabilizó al Estado húngaro por la muerte de un refugiado sirio en 2016.

“Es incomprensible que un joven refugiado que huía de la guerra civil en su país tuvo que morir en lugar de recibir ayuda de los policías y soldados que, desgraciadamente han aplicado las políticas crueles e inhumanas de defensa de frontera en vez de proteger la vida humana”, dijo Gábor Gyözö, abogado de la ONG, en un comunicado.

El Tribunal Europeo de Derechos Humanos (TEDH) condenó este jueves a Hungría por el caso del inmigrante que trató de entrar en el país de forma irregular en 2016 y que, al ser expulsado por los agentes de fronteras, se ahogó al cruzar el río Tisza, limítrofe con Serbia.

Según el tribunal europeo, el país centroeuropeo violó dos artículos del Convenio Europeo de Derechos Humanos, el referido al derecho a la vida y el que prohíbe los tratos inhumanos o degradantes porque no hubo investigación.

Violencia contra inmigrantes

El Comité Helsinki, que representó al hermano del fallecido ante el TEDH, recuerda que en las semanas anteriores a este caso, la Agencia de la ONU para los Refugiados (Acnur) registró más de 100 casos cuando las autoridades húngaras usaron prácticas violentas contra las personas que querían cruzar la frontera.

Según la ONG, Hungría legalizó las devoluciones en caliente un mes después de la muerte del sirio, lo que significa que las autoridades han actuado también en contra de las leyes vigentes en Hungría.

El Gobierno húngaro del ultranacionalista Viktor Orbán se opone categóricamente a la inmigración y desde la crisis migratoria de 2015 tuvo numerosos roces con la Unión Europea (UE) por sus prácticas y leyes que aplicó para detener la entrada de refugiados.

El hermano del fallecido, Abdullah Mohamed Alhowais, iba con él cuando, con ayuda de traficantes de personas, intentaron alcanzar el territorio húngaro atravesando en una embarcación el río Tisza el 1 de junio de 2016.

Según su versión, los agentes de fronteras de Hungría les forzaron a volver a Serbia y poco después su hermano fue localizado ahogado.

Los jueces europeos impusieron a Hungría una indemnización para el hermano de 34.000 euros por perjuicio moral y 5 mil 600 euros por los costes judiciales.




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.