Más de 2.000 rohinyás que se habían refugiado en la isla bangladeshí de Saint Martin fueron deportados hoy a Birmania (Myanmar), de donde habían salido huyendo de la violencia, confirmaron Efe fuentes oficiales. (EFE)
COMPARTE

La ONU alertó hoy de una “emergencia humanitaria real” en Bangladesh por la masiva huida de rohinyás desde Birmania (Myanmar) a Bangladesh, ya que en once días 123.600 personas de esta minoría musulmana han cruzado la frontera.

“Claramente las necesidades son enormes”, señaló en rueda de prensa el portavoz de la Organización Internacional para las Migraciones (OIM), Leonard Doyle.

“Desde octubre llegaron unas 83.000 personas y en los últimos once días lo han hecho unas 123.600, lo que equivale casi a la cifra de personas en refugios improvisados y en el campo de refugiados, y da una idea de la magnitud” del problema, resaltó.

Se trata de una “emergencia humanitaria real” añadió, y dijo que las autoridades bangladeshíes están “haciendo un esfuerzo grande, pero los recursos están agotados”.

Igualmente señaló que “no hay ninguna apreciación de que haya un impedimento” por parte de Bangladesh a la hora de dejar cruzar a los refugiados, porque así lo confirman las cifras de llegadas.

La portavoz de la Agencia de la ONU para los Refugiados (ACNUR), Dunyia Aslam Khan, también señaló en la misma rueda de prensa que “hay una urgente necesidad de más refugios de emergencia y de terrenos” para los rohinyás que continúan cruzando la frontera.

Recalcó que los campamentos de refugiados de Kutupalong y Nayapara están a punto de colapsar.

Los recién llegados son acogidos por familias de refugiados, en escuelas, centros comunales, madrasas y estructuras cubiertas.

“Estamos quedándonos sin sitio”, señaló la portavoz.

Según el portavoz de Unicef, Christophe Boulierac, una gran parte de los refugiados rohinyás son mujeres y niños, incluidos unos 26 menores no acompañados, por lo que se han instalado espacios dedicados a los infantes, donde pueden recibir ayuda psicosocial.

Además, Unicef controla el estado de malnutrición de los niños y les vacuna contra la rubeola y otras enfermedades.

El Programa Mundial de Alimentos a su vez ha repartido barritas y galletas energéticas con 500 calorías cada una para unas 20.000 personas y cocina junto con la ONG Acción contra el Hambre arroz para más de 28.500 refugiados, explicó la portavoz Bettina Luescher.

En el otro lado de la frontera, en Birmania, la situación de seguridad en el estado de Rakhine ha causado problemas de acceso para la ONU y sus socios, y aunque hay aún “alguna presencia allí, los programas de ayuda humanitaria han sido suspendidos en gran parte”, indicó el portavoz de la Oficina de la ONU para la Coordinación de Asuntos Humanitarios, Jens Laerke.

Explicó que ya antes del 25 de agosto la ONU y otras organizaciones sufrieron “obstáculos burocráticos” para recibir permisos de viaje para los trabajadores humanitarios y que esta política continúa actualmente.

“Nuestro llamamiento hoy es que la ayuda llegue a los que la necesitan por cualquier vía posible”, señaló.

La situación en Birmania empeoró tras el ataque del 9 de octubre de 2016 perpetrado por supuestos insurgentes rohinyás contra puestos policiales que causó la muerte a nueve agentes y motivó la represalia de las fuerzas de seguridad.

El pasado 25 de agosto se produjo un ataque del insurgente Ejército de Salvación Rohinyá de Arakan (ARSA) contra puestos policiales y militares en la zona que causó más de un centenar de muertos (la mayor parte guerrilleros), y que ha producido una nueva campaña militar del Ejército birmano en esa región. 




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.