Pandemia
Foto referencial

No hay autoridades que den la cara. Nadie dice algo respecto a los casos de COVID-19 en Carabobo. El gobernador Rafael Lacava no emite datos relacionados a la enfermedad en la entidad desde el 29 de junio de 2020 en una política de opacidad de la información oficial que ha complicado la crisis por la pandemia.

Se trata de un derecho humano que ha sido constantemente vulnerado. “El acceso a la información pública es un derecho humano, no es un favor ni una concesión, es una información que le pertenece a los ciudadanos. Si bien el estado administra esa información, la produce y resguarda, es una información a la que todos tenemos derecho a acceder”, alertó el coordinador regional de Transparencia Venezuela, Humberto Torres.

Humberto Torres, coordinador de Transparencia Venezuela en Carabobo. Foto: DB

Desde el principio, nunca hubo información detallada de los contagios en la entidad, lo que se anunciaba desde la gobernación o en la vocería de algunos alcaldes era totalmente contradictorio con los números de los reportes nacionales.

“La opacidad es terrible y así la población no puede salir de esta crisis de la pandemia porque no hay datos confiables sobre el tratamiento y las acciones gubernamentales para combatirla”,

Es un secretismo que se ha instaurado como política de estado y que ni siquiera les daba claridad a los ciudadanos de dónde hacerse una prueba diagnóstica de COVID-19. “Nunca se supo cuántas pruebas se hicieron ni cuánto presupuesto se ejecutó”.

Solicitudes sin respuestas

Desde el año pasado, el Colegio Nacional de Periodistas (CNP- Seccional Carabobo) ha solicitado en varias oportunidades una rueda de prensa al gobernador Lacava, para que dé respuestas a las interrogantes de la colectividad, y no han atendido esa petición.

Pero eso no es todo. A través de la Coalición Anticorrupción y la Alianza de Gobierno Abierto, promovidas por Transparencia Venezuela, se han hecho tres peticiones de información, exigiendo esos datos y, “lamentablemente no hemos recibido ninguno”.

Es un problema ante el que la sociedad debe reaccionar. “Si uno analiza los países y sociedad donde hay mayor acceso a la información, y todas las organizaciones de la sociedad, gremios y sindicatos manejan esa data, es más fácil combatir la pandemia, porque se pueden establecer cercos epidemiológicos certeros y tomar decisiones en pro de avanzar de forma positiva por la salud de todos”.

El secretismo de la vacunación

Este año a realidad no es distinta. Con las primeras jornadas de vacunación ha quedado en evidencia que será un proceso manchado por el secretismo.

“Tememos que esa misma situación se replique con las vacunas, que no sepamos cuántas llegaron, quiénes se vacunarán, cuál es el plan de vacunación. A este ritmo no sabremos a quién le toca vacunarse, vamos a escuchar, lamentablemente, denuncias de gente que se vacuna por otras vías o que tienen algunos beneficios y eso va en contra de la población que no sabe de verdad cuando puede vacunarse y combatir la pandemia”.

Torres aseguró que la exigencia en estos momentos es que se anuncie con claridad el plan de inmunización, que cada persona sepa cuándo y dónde le corresponde la primera y la segunda dosis.




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.