Foto: (AFP)
COMPARTE

Vestidos de blanco, opositores venezolanos se movilizaban este sábado hacia la Conferencia Episcopal en una “marcha del silencio”, tras el recrudecimiento de la violencia que dejó 20 muertos en tres semanas de protestas contra el gobierno de Nicolás Maduro.

Contingentes de la militarizada Guardia Nacional y de la policía custodiaban sectores y accesos estratégicos de la capital, así como alrededor de la sede de la institución eclesiástica, que el gobierno ha acusado de ser un “actor político” opositor.

En puntos de concentración definidos por dirigentes de la oposición, las personas se congregaron con banderas e imágenes religiosas, aplaudieron a “los caídos” y algunos rezaron rosarios antes de comenzar a caminar en silencio y sin consignas políticas.

Una religiosa iba al frente de una de las marchas pidiendo para que se “libere del mal a Venezuela y a los que tienen el poder”.

Manifestaciones similares se realizan en otras ciudades como Maracaibo, Barquisimeto y San Cristóbal.

Las protestas opositoras, que exigen elecciones generales, ha terminado en enfrentamientos con las autoridades, que usan gas lacrimógeno y balas de goma para dispersarlas.

“Seguro nos recibirán con ese gas con el que pregonan la paz”, expresó Héctor Urbina, de 71 años antes de arrancar a caminar.

“Marcho sin miedo”, aseguró por su parte Jéssica Muchacho, de 33 años. “No tenemos nada que perder el gobierno nos quitó todo, toda posibilidad de tener una vida digna”, dijo a la AFP.

La noche del viernes se registraron pequeñas protestas y brotes de disturbios en un sector de Petare y Palo Verde, el este de Caracas, con las fuerzas de seguridad usando gases para dispersarlos y donde según testigos, hombres armados recorrieron las calles en motos causando pánico.

Fue otra noche de violencia en la capital, después de la batalla campal registrada el jueves en el sector popular de El Valle, con tiroteos, saqueos y enfrentamientos entre manifestantes y fuerzas de seguridad.

El gobierno y la oposición se responsabilizan mutuamente de la violencia que deja, además de los 20 fallecidos, cientos de detenidos y heridos desde que estas manifestaciones que se desataron luego de que el máximo tribunal se adjudicara temporalmente las funciones del Parlamento, único poder público controlado por la oposición.

“Cobardía y debilidad”

La oposición ha dicho que mantendrá la presión en la calle y convocó para el lunes a un “trancón nacional”, un bloqueo de las principales vías de Caracas, entre temores de que la violencia continúe.

“El país no tiene un solo hueso sano. La gente va a seguir protestando. El reto de la oposición será hacer entender que no hay un solo método de protesta, porque probablemente las marchas se desgastarán”, explicó a la AFP el sociólogo y profesor universitario, Francisco Coello.

Según encuestas, siete de cada diez venezolanos reprueban al gobierno, asfixiados por una severa escasez de alimentos y medicinas, y una inflación que el FMI estima en 720,5% este año, la más alta del mundo.

Maduro, cuyo mandato termina en 2019, asegura que la “derecha extremista venezolana” busca derrocarlo con el apoyo de Estados Unidos, pero la oposición insiste en que quiere sacarlo del poder por la vía electoral.

Las elecciones de gobernadores debieron realizarse en 2016, pero fueron suspendidas y aún no tienen fecha, las de alcaldes están pautadas para este año y las presidenciales para diciembre de 2018.

Aunque Maduro dice estar ansioso por medirse en elecciones, ha descartado un adelanto de las presidenciales y pide a sus adversarios dialogar y abandonar “la agenda golpista”.

En medio de la violencia, 11 naciones latinoamericanas, la Unión Europea y Naciones Unidas pidieron al gobierno venezolano garantizar las protestas pacíficas.

Estados Unidos ha lanzado duras advertencias al gobierno chavista, al que acusa de “represor”, en tanto que el secretario general de la Organización de Estados Americanos (OEA), Luis Almagro, lo acusa de “cobardía”.

“Cuando el liderazgo político da la orden de disparar contra el propio pueblo eso es una señal muy fuerte de cobardía y de debilidad de ese liderazgo político de este régimen venezolano”, dijo Almagro a la AFP en Asunción el viernes.

La canciller venezolana Delcy Rodríguez calificó de “inmoral” la solicitud de los gobiernos latinoamericanos y les pidió condenar “la violencia opositora”.

 




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.