Empecemos por una pregunta muy difícil: ¿cuántos “programas o planes económicos” ha anunciado Maduro desde que el predecesor lo designó como sucesor? La respuesta en cambio no es muy difícil: muchos, o en todo caso los suficientes como para perder la cuenta exacta. En verdad, han sido anuncios de anuncios, que no cambian nada para bien sino que lo empeoran todo. Ha tenido asesores españoles, y ahora, se comenta, hay unos asesores ecuatorianos bajo la égida de un abogado europeo que es experto en operaciones financieras de cierta complejidad.

Pero todos ellos, desde luego, se mueven en la penumbra, o más bien en una densa tiniebla, que es la manera de decidir o de no decidir que caracteriza a las hegemonías. Ante la opinión pública, pura propaganda. El cobre lo baten detrás de los bastidores. Y el caso que nos ocupa continúa el mismo patrón.

Este reciente “plan”, pomposamente llamado “programa de recuperación económica, prosperidad y crecimiento”… no pasó de los anuncios iniciales. Naufragó en el puerto, con ancla y todo. No inspira ni un ápice de confianza en ninguna parte, y ha agravado la catástrofe humanitaria en que la hegemonía roja tiene sumida a Venezuela. Algunos plantearon que las cosas no podían ponerse más graves, pero se equivocaron. Maduro y los suyos lo demuestran, un día sí y otro también.

Los jerarcas de la hegemonía, no se dan ni cuenta… como decía una vieja canción, porque tienen sus bolsillos o sus cuentas atiborradas de dinerales depredados. Pero la abrumadora mayoría de los venezolanos, si se da cuenta de que la vida diaria se hace más agobiante, a diario. Pasa, eso también, que un sector de la población le atribuye la catástrofe a los que la propaganda roja responsabiliza: léase el Imperio y sus lacayos internos…

Pero no es así, la llamada “guerra económica”, tiene su centro de comando en Miraflores, y es teledirigida desde La Habana. Es una guerra del poder en contra del pueblo. ¿Para qué? Pues para someterlo, acosarlo, hacerlo más dependiente, esclavizarlo como denunciaba, desde su honrado comunismo, Domingo Alberto Rangel. Allá el que se empeñe en tapar el sol con su dedo. Incluyendo a los que tienen el deber de plantear la realidad tal cual es, sin edulcorantes ni matices, que además de falsos son sospechosos.

El “plan” de Maduro ha vuelto a naufragar. En eso no hay novedad. Pero en cada naufragio, la tragedia venezolana se profundiza y extiende. ¿O no?

flegana@gmail.com




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.