Sandoval se perdió toda la temporada 2016 por lesión en el hombro/ Foto: Archivo
COMPARTE

El venezolano Pablo Sandoval afirmó no sentirse orgulloso del pelotero en el que se convirtió los últimos dos años e insiste en que está listo para aprovechar al máximo la segunda oportunidad que está a punto de recibir de los Medias Rojas de Boston.

En entrevista exclusiva con ESPN Digital, Sandoval admitió sentirse “conforme” después de haber firmado un contrato de cinco años y $95 millones con los Medias Rojas en noviembre de 2014 y se comprometió a “comenzar mi carrera de nuevo” ahora que está completamente recuperado de su cirugía del hombro izquierdo.

“La decisión fue hacerme la cirugía y comenzar mi carrera de nuevo. Ver el abismo que estaba cayendo en mi carrera porque estaba conforme con las cosas que ya había logrado”, dijo Sandoval por teléfono en sus primeros comentarios públicos desde agosto. “No [trabajé duro] para lograr más y seguir siendo lo que soy y lo que puedo ser”.

Sandoval entiende el escepticismo de los aficionados de los Medias Rojas hacia él. Después de todo, no ha mostrado nada en los últimos dos años para inspirar su confianza.

Pero Sandoval ha sido testigo de la redención que tuvo el primera base Hanley Ramírez este año con una temporada de 30 jonrones después de un miserable 2015 y confía será el protagonista de su propio renacimiento.

“Lo entiendo, entiendo toda la frustración que tomaron y no tengo ningún rencor por eso”, dijo Sandoval. “[No tengo] ningún [sentimiento] malo contra ellos. Todo lo contrario, más bien fue una enseñanza. Me dio más ánimo de trabajar todos los días para poder llegar a disfrutar y ver un campeonato más con los Medias Rojas”.

Sandoval, quien ganó tres anillos de Serie Mundial y fue dos veces Todos Estrellas con los Gigantes de San Francisco, ha fallado de mala manera en cumplir con la promesa de su lucrativo contrato con los Medias Rojas.

Desde el comienzo de la temporada 2015, ha bateado para un promedio de .242 con un porcentaje de embasamiento de .290 y 10 jonrones, perdió su puesto titular en tercera base y desmejoró tanto su condición física que hasta se le rompió el cinturón al intentar un enorme swing en un partido contra los Azulejos de Toronto.

Pero el peor momento para el venezolano llegó a principios de mayo, cuando el reconocido cirujano ortopeda, el Dr. James Andrews, le tuvo que operar el hombro. La cirugía dio por terminada una temporada donde Sandoval había sido titular en sólo uno de los primeros cinco partidos de los Medias Rojas y se había ido de 6-0 con cuatro ponches.

Pero esa larga recuperación le dio tiempo al venezolano de hacer una evaluación personal y ver cuán bajo había caído desde que capturó el último out de la Serie Mundial en 2014. Así llegó una cruda realidad: si no cambiaba su estilo de vida, estaría fuera del béisbol a una edad (habiendo cumplido 30 años en agosto) donde debería estar aún en pleno apogeo en su carrera.

“Las cosas definitivamente pasan por algo”, admitió Sandoval. “(La cirugía y el proceso de rehabilitación) me ayudaron a despertar de nuevo las ganas de volver a triunfar”.

A lo largo de su carrera, Sandoval ha luchado para mantenerse en forma, ganando y perdiendo peso con grandes fluctuaciones. Pero desde que dejó a los Gigantes, su peso ha estado fuera de control, disminuyendo considerablemente su movilidad y rango en tercera base y contribuyendo al peor .OPS en su carrera (por un amplio margen) con .658 en 2015.

Los últimos meses, Sandoval ha perdido una cantidad de peso “significativa”, según el presidente de operaciones de béisbol de los Medias Rojas, Dave Dombrowski. Ni el equipo ni Sandoval han divulgado específicos, pero después que el dueño mayoritario del equipo, John Henry, hizo un comentario en tono de burla la primavera pasada que la grasa corporal de Sandoval era de 17 por ciento, el número exacto no tiene importancia.

La prueba, por ahora, está en una imagen que circuló en redes sociales esta semana. Sandoval, de pie frente a la jaula de bateo en la instalación de entrenamiento primaveral de los Medias Rojas en Fort Myers, Florida, se ve muy esbelto.

“He estado siguiendo una rutina muy fuerte que ha requerido mucha dedicación” dijo Sandoval. “No es fácil estar despierto todos los días para estar a las 6:30 de la mañana para estar en el gimnasio para comenzar a trabajar. Hay que tener dedicación para tratar de lograr las metas que quieres”.

Sandoval recientemente se mudó a Fort Myers para estar más cerca de las instalaciones de entrenamiento de los Medias Rojas. Trabaja todos los días con los preparadores físicos de equipo, y aunque ni Dombrowski ni el dirigente John Farrell han viajado a Florida para visitarlo personalmente, reciben informes periódicos del personal.

Dombrowski y Farrell no han garantizado que Sandoval será el titular en tercera base por los Medias Rojas para el Día Inaugural.

No obstante, esta semana el equipo canjeó a dos de sus opciones: a Travis Shaw a los Cerveceros de Milwaukee por el relevista Tyler Thornburg y a su mejor prospecto, el cubano Yoan Moncada, a los Medias Blancas de Chicago por el as Chris Sale. El laureado prospecto dominicano Rafael Devers, a sus sólo 20 años de edad, estará destinado a permanecer en la sucursal de Doble A.

Fuera de un gran desafío para el versátil jugador Brock Holt, será Sandoval o nada.

“No voy conforme”, dijo Sandoval. “Voy con ganas de trabajar. No estoy pensando que si esta posición [es mía] o no. Voy a empezar de cero y voy a demostrar lo que yo soy en el terreno de juego. No conforme de estar en esa posición sino de volver a triunfar y demostrarles a mi equipo, a mis compañeros y a la fanaticada que yo puedo ser más de lo que soy”.

Los Medias Rojas tampoco han reemplazado la producción en el corazón de la alineación que perdieron tras el retiro del ícono de la franquicia, David Ortiz. En lugar de ello, acordaron un contrato de un año y $5.5 millones con el primera base Mitch Moreland, quien jugará principalmente contra lanzadores derechos.

Cuando se le preguntó cuál será el plan de los patirrojos para equilibrar una alineación dominada por bateadores derechos, Farrell destacó la presencia de Sandoval.

“Una de las claves para nosotros será Panda”, dijo el piloto bostoniano, utilizando una abreviación del apodo de Sandoval en San Francisco, ‘Kung Fu Panda’. “No es que dependerá todo de él, pero es un bateador zurdo y un jugador con experiencia y tendrá todas las oportunidades de tener un gran impacto en nuestro equipo este año”.

Por un lado, Sandoval ha tenido una recuperación más rápida de lo esperado de su cirugía de hombro. El venezolano confirmó a ESPN Digital que los médicos lo autorizaron para jugar en octubre, y Sandoval afirmó que hubiera estado listo para regresar a los Medias Rojas si el equipo no hubiera sido eliminado en la serie divisional por los Indios de Cleveland.

Pero los problemas de Sandoval eran más que físicos. Según varias personas cercanas a él, también tuvo que lidiar con varios asuntos personales en 2015. Pero Sandoval y su esposa tuvieron un bebé en mayo, algo que dijo lo ha inspirado a este renacer en su carrera.

“Ver a mi ‘Baby Panda’ crecer y que tenga la oportunidad de ver a su padre jugar [en Grandes Ligas] siete, ocho años más, eso creo que fue [la motivación] y seguir brillando como lo había venido haciendo. Esa es mi motivación todos los días”, dijo Sandoval. “Aprendí que en los momentos que caes, las personas a tu lado son los que te van a ayudar a crecer. El grupo que yo tengo, que está conmigo ahora, y mi familia, son los pilares de motivarme todos los días. Es el aprendizaje de la vida”.

Con información de ESPNdeportes.com




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.