Oncológico
El Hospital Oncológico Doctor Miguel Pérez Carreño, de Naguanagua, tiene 16 años sin mamógrafo (Foto: Archivo El Carabobeño).

Compleja. Así es la situación de las pacientes con cáncer de mama en Carabobo, como consecuencia del suministro irregular de tratamientos, la insuficiencia de equipos para pruebas diagnósticas y las largas listas de espera para entrar a quirófano en instituciones públicas.

Se trata de lo que el cirujano mastólogo y especialista en oncoplastía y reconstrucción mamaria, Jesús Arias, definió como un problema económico, “porque el que tiene plata no tiene inconvenientes para conseguir lo que necesita”, expresó durante su participación en la transmisión de El Carabobeño En Vivo de este lunes 17 de octubre.

Él lamenta la situación a la que se enfrentan muchas de sus pacientes, quienes tienen que hacer rifas y vendimias para reunir lo necesario y poder iniciar sus ciclos de quimioterapias. “Terminan en una carrera para conseguir las medicinas, pagar las cirugías, o las radioterapias que son muy costosas”.

Incluso, hay quienes se van de Carabobo a otras regiones donde consiguen los tratamientos más económicos.

Fallas en el sistema público

Todo este drama se deriva de la grave situación económica de las familias venezolanas, y de las deficiencias del sistema de salud público. “Al Seguro Social llegan con fallas las medicinas, por ejemplo”.

La doctora Ana Miriam Madrid, cirujano de la Universidad de Carabobo y especialista en senología y patología mamaria egresada de la Universidad Complutense de Madrid, agregó que en el Hospital Oncológico Doctor Miguel Pérez Carreño, de Naguanagua, tienen 16 años sin mamógrafo, mientras que para hacer las biopsias los insumos llegan con fallas y los resultados tardan entre ocho y 10 semanas para ser entregados.

Para los tratamientos quirúrgicos en el oncológico, dijo la doctora Madrid en El Carabobeño en Vivo, hay dos quirófanos operativos y se atienden a 30 pacientes al mes, pero hay una lista de espera de al menos 70 personas.

Las radioterapias tienen ocho paralizadas en este centro de salud. “El estado compró equipos nuevos, según se vio por redes sociales, pero aún no funcionan porque se debe adecuar el espacio físico y ya sería para primer trimestre de 2023 que se abra ese servicio”.

Respecto a las quimioterapias, no hay dotación de todos los medicamentos, por lo que se deben comprar en farmacias especiales o fiera del país a precios elevados, esto da un promedio de unos tres meses de espera para que la paciente inicie su tratamiento. “Y el tiempo es importante para evitar el avance de esta enfermedad”, resaltó Arias.

Ante todo este panorama, son muchas las pacientes de ambos especialistas que, después del diagnóstico de cáncer de mama, dejan de ir a la consulta porque no tienen los recursos para comenzar sus tratamientos. “Hay quienes nos suplican que las operemos porque no tienen para las quimios, otras a las que les hacemos cirugía y requieren radioterapias posteriormente, pero no se las hacen por el mismo motivo”.

El ABC del cáncer de mama

Los especialistas destacaron la importancia del diagnóstico temprano, que se dejó de lado durante la pandemia, con lo que se incrementaron los casos avanzados de cáncer de mama al descuidarse los controles anuales.

Se trata de la ecografía mamaria una vez al año que se combina con la mamografía a partir de los 35 años. Son estudios complementarios que no pueden ser sustituidos por el autoexamen. “Con ellos se detectan tumores muy pequeños que son más fácil de tratar… Pero con el autoexamen, si la paciente ya se siente un nódulo puede ser que ya esté avanzado”, dijo el doctor Arias.

Pero no basta con realizarse la ecografía y mamografía, leer el informe y no ir a la consulta que es determinante porque la exploración médica es parte del control integral. “Tampoco deben dejar de hacerle los estudios porque el año pasado salieron bien”.

Mitos

Durante El Carabobeño En Vivo también desmitificaron aspectos relacionados con el cáncer de mamá. No es cierto que el café o el cacao por sí solos sean factor de riesgo de la enfermedad. El problema es la cantidad de azúcar que se le agregue.

Tampoco es verdad que si una persona no tiene antecedentes familiares de cáncer de mamá no puede padecerlo. “A diferencia de lo que cree la mayoría, el cáncer de mama hereditario representa solo entre el 7% y el 8% de los casos, mientras que más del 91% no tiene que ver con herencia”, aclaró Madrid.

También destacó que no es cierto que las mujeres con implantes mamarios no pueden hacerse mamografías y que el cáncer de mama también puede desarrollarse en hombres, por lo que deben estar pendientes de la región de las tetillas y, ante cualquier aumento de volumen, bulto, retracción o hundimiento deben ir al mastólogo.

 




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.