Foto EFE

Tras varios días de protestas, Pakistán amaneció hoy en calma después del acuerdo entre el Gobierno y los islamistas para pedir ante la Justicia que la cristiana Asia Bibi, absuelta de una acusación de blasfemia, no pueda abandonar el país mientras se revisa el caso, algo que sí ha hecho hoy su abogado.

A pesar de que han cesado las manifestaciones, sentadas y cortes de carreteras convocados por el Tehreek-e-Labbaik Pakistan (TLP) en las principales ciudades del país, el abogado de la mujer, Saif-ul-Malook, abandonó Pakistán a primera hora de la mañana temiendo por su vida.

El Gobierno paquistaní se comprometió anoche a dejar el paso libre para que los islamistas soliciten ante la Justicia la prohibición de salida del país de Asia Bibi mientras el Supremo estudia un recurso contra su absolución.

En el acuerdo, que se desglosa en cinco puntos consensuados por el TLP y el Ejecutivo, las autoridades se comprometieron además a la liberación de todos los arrestados en las protestas que en los tres últimos días han casi paralizado el país, con muchas carreteras cortadas y colegios cerrados.

Un compromiso conmutado por la calma y la normalidad en las últimas horas.

La Portavoz de la Policía de la provincia oriental del Punyab, Nabeela Ghazanfar, confirmó a Efe que ya no hay manifestaciones en ningún punto de la región y que el tráfico fluye sin problemas tras el pacto de anoche.

“Todas las carreteras están despejadas a lo largo del Punyab y la vida ha vuelto a la normalidad, no hay información de ninguna protesta en marcha en la provincia”, solo en un templo de Lahore, la capital provincial, se congregan unos “pocos” simpatizantes del TLP, añadió.

Incluso la principal protesta en la capital del país, en el área de Faizabad, ha sido disuelta, indicó a Efe un portavoz de la Policía de Islamabad, Bashir Ahmed, quien precisó que “todas” las carreteras están desbloqueadas y la situación es “normal”.

En cuanto a la sureña Karachi, la capital financiera del país, también amaneció sin rastro de las sentadas y protestas protagonizadas hasta anoche por el TLP.

“La situación ha retornado a la calma en Karachi, todas las carreteras están despejadas en la ciudad y el tráfico es ahora normal en la urbe”, dijo a Efe un oficial de la sala de control de la Policía local que pidió el anonimato.

Sin embargo, el cese de las protestas no impidió al abogado de Asia Bibi partir rumbo a un país desconocido, alegando razones de seguridad e incluso amenazas de otros letrados, que dificultan la práctica de la abogacía.

Aún así, Ul-Malook se mostró dispuesto a regresar para defender a la cristiana en la apelación presentada en el Supremo contra su absolución si el Ejército le proporciona seguridad, según dijo él mismo al diario local Express Tribune.

“Mi familia también está afrontando una inmensa amenaza de seguridad y el Gobierno federal debe proporcionarles seguridad”, afirmó el letrado al periódico.

El Supremo absolvió el miércoles a Asia Bibi y anuló una condena de muerte por blasfemia con el argumento de que observaron “graves contradicciones” y constataron “mentiras” en el testimonio de las dos mujeres que la denunciaron.

Casi inmediatamente después de la decisión judicial, los islamistas se echaron a las calles de todo el país.

Ante esta situación, el Gobierno de Imran Khan decidió el jueves entablar negociaciones con el TLP, un día después de advertir a los islamistas de que no se enfrentaran al Estado.

Asia Bibi, madre de cinco hijos, fue denunciada en 2009 por dos mujeres por supuestamente insultar al profeta Mahoma, un tribunal la condenó a muerte en 2010 y cuatro años después perdió una apelación en el Tribunal Superior de Lahore.

La dura ley antiblasfemia paquistaní fue establecida en la época colonial británica para evitar choques religiosos, pero en la década de 1980 varias reformas auspiciadas por el entonces dictador, Mohamed Zia-ul-Haq, favorecieron el abuso de esta norma.

Desde entonces, se han producido un millar de acusaciones por blasfemia, que en Pakistán puede llevar aparejada la pena capital, si bien nunca se ha ejecutado a nadie por tal delito.




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.