José Javier Díaz
José Javier Díaz. Foto cortesía

El venezolano José Javier Díaz se declaró en huelga de hambre indefinida desde el 20 de noviembre.  Ante la sede de la Organización de las Naciones Unidas en Ciudad del Saber, Panamá, protesta para que retiren la Oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos (ACNUDH) en Venezuela.

En un comunicado dirigido a la Asamblea General de las Naciones Unidas (ONU) y al gobierno de Nicolás Maduro, el hombre denunció la politización con la que la organización interpreta la defensa de los derechos humanos, por su indulgencia con los Estados culpables y las medidas con poco alcance para las víctimas.

Díaz argumenta su denuncia en una serie de premisas que detalla en su comunicado. Dice que en un caso de violación a los derechos humanos es el Estado quién debe responder, por lo que a su juicio el gobierno venezolano no debe determinar qué institución internacional es la adecuada para la defensa de derechos humanos.

Señaló la responsabilidad jurídica del Alto Comisionado en la falta de sanciones por casos de violaciones a los derechos en Venezuela.

Origen de las denuncias

Díaz relató que el 27 de enero de 1992 mientras estaba detenido por robo agravado un funcionario de seguridad penitenciaria de la cárcel de Vista Hermosa, adscrito a la dirección de prisiones, se le acerco mientras estaba en el comedor y le disparo a la altura del oído derecho con un perdigón.

«Yo recibí este disparo sin enterarme. No escuché la detonación, no sentí absolutamente nada, ni siquiera sabía que me habían disparado a quemarropa y por la espalda. La pesadilla comienza cuando abro los ojos y estoy tirado en el piso en posición fetal con una mano en el oído impactado».

El disparo le dejo varias secuelas: Perdida total de la audición en el oído derecho, amnesia, daño en piezas dentales, desviación de la mandíbula, cefaleas y desfiguración del rostro.

Después del hecho el funcionario presuntamente siguió trabajando en el penal y el proceso que llevó un fiscal decimoquinto en materia penitenciaria no avanzó.

Recordó que cuando denunció el hecho, la respuesta de la ONU fue que no podían hacer nada porque no era su competencia y que del Alto Comisionado  solo recibió evasivas.

Con la actual huelga de hambre ya son cinco manifestaciones en tres décadas. Inició con una caminata desde la cárcel de Ciudad Bolívar hasta la Corte Interamericana de Derechos Humanos en Costa Rica. Una vez en la sede hizo dos huelgas de hambre para pedir el regreso de Venezuela al sistema Interamericano de Derechos Humanos. Después realizó una tercera huelga de hambre, en Ciudad del Saber, Panamá en enero del 2023. 

Recursos

Díaz en su comunicado enumeró los recursos con los que cuenta el Alto Comisionado, según el mandato basado en la resolución 48/141. «El obedece a la Asamblea General y a la Secretaría de la Organización de las Naciones Unidas, por lo que técnicamente la oficina debe responder al Estado venezolano».

El hombre, de 55 años, se cuestionó ¿qué se hace cuándo las palabras no son suficientes? y el límite que tiene la capacidad del Alto Comisionado. Apuntó a que las violaciones a los derechos humanos deben ser procesadas, juzgadas y sancionadas, ya que si no se castiga al culpable el delito persiste.

«Estas violaciones son delicadas y causan muchos perjuicios para los pueblos, en especial donde están presentes regímenes con tendencia totalitaristas que hacen de la ley una herramienta del poder». 

Recalcó que no ve capacidad de obligación en las normativas de la ONU y que los recursos están diseñados para países con estándares como Suecia, Dinamarca e Islandia.

Díaz aseguró que  la situación en Venezuela es diferente y requiere un trato urgente. «El descaro con que se violan derechos en Venezuela es de grado superlativo y la impunidad puede fácilmente superar toda recomendación que pueda hacer el Alto Comisionado». 

Respeto a la protesta

Pidió que respeten la protesta que tiene como objetivo que se retire la oficina del Alto Comisionado de Venezuela, debido a que la forma como quieren ayudar le perjudica y da apertura a que el Gobierno siga el mismo patrón.

Admitió que no consideró para la huelga de hambre el trato que recibió cuando presentó sus demandas anteriormente. «Sólo voy a decir que menospreciaron mi petición y me faltaron al respeto como víctima reconocida». 

También se declaró responsable de cualquier circunstancia que pueda afectar su integridad durante la protesta y liberó de responsabilidades a las autoridades panameñas.

Con nota de prensa.

¿Quieres recibir nuestros titulares diarios, matutinos y vespertinos?
Únete a nuestro canal de Telegram
https://t.me/titularesec

O a nuestro grupo de whatsapp
https://chat.whatsapp.com/E55qyLa9mGw2hNNrN32r1b
Con gusto te los enviaremos




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.