Lo que es en nuestros días el Panteón Nacional fue una ermita o iglesia de la Santísima Trinidad, cuya idea nace en 1740 e iniciada la construcción en agosto de 1774, a través de recolectas que recibía quien tuvo la iniciativa, el alarife (maestro de obras), el pardo Juan Domingo del Sacramento Infante, fervoroso devoto de la Santísima Trinidad. Los terrenos fueron facilitados por el Ayuntamiento de Caracas y por el marqués Bernardo Rodríguez del Toro.

Don Juan Vicente Bolívar, padre de nuestro futuro Libertador, devoto de la Santísima Trinidad, colaboraba en la construcción de la iglesia; precisamente ese es el
nombre que lleva el panteón familiar ubicado en la Catedral de Caracas. Este modesto albañil muere el 12 de diciembre de 1780, sin ver concluida su monumental obra. Infante fue enterrado al pie del Altar Mayor. La iglesia inconclusa constaba de tres naves con quince altares, la fachada con tres grandes puertas y dos torres con sus campanas, fue consagrada el 15 de julio de 1783.

En esa iglesia el niño Simón recibió la Primera Comunión en 1791. A causa del terremoto que asoló Caracas el 26 de marzo de 1812, su estructura sufrió serios daños. Bolívar, al entrar a Caracas en 1821, luego del triunfo de Carabobo, ordena la reconstrucción del templo, pero los escasos recursos financieros, no lo permitieron para el momento. Hubo que esperar cincuenta años para la restauración del Santo lugar y como un aspecto del destino, cuando los venerados restos del Libertador llegan a Caracas el 16 de diciembre de 1842, pernoctaron en esa iglesia, para ser trasladados al día siguiente a la iglesia de San Francisco, donde había recibido el 14 de octubre de 1813 el glorioso título de Libertador de Venezuela.

De allí fue llevado el 17 de diciembre de 1842 a la capilla de la Santísima Trinidad en la Catedral, propiedad de la familia Bolívar, donde se encuentran sus padres y esposa. El 27 de marzo de 1874, el presidente Antonio Guzmán Blanco, en su decreto Nro. 43, declara a la iglesia de la Santísima Trinidad Panteón Nacional, donde serán colocados los restos de los próceres de la Independencia y los hombres eminentes; igualmente designa una comisión de ingenieros para la remodelación del Panteón.

El 11 de febrero un nuevo decreto dispone el ingreso de los despojos mortales de 253 próceres y personalidades El 28 de octubre de 1875, es inaugurado oficialmente este Altar de la Patria. Bolívar ingreso, precedido de una grandiosa ceremonia al augusto lugar el 28 de octubre (día de San Simón) de 1876.

Con motivo del centenario del natalicio del Libertador, el 24 de julio de 1883, el gremio de los agricultores de Caracas donó al Panteón una gran lámpara de cristal de Baccarat constante de cuatro mil piezas de cristal y doscientas treinta luces a un costo de 26.000 bolívares. En 1930, con motivo del centenario de la muerte del “Más ilustre de los americanos”, se cambió la fachada del antiguo templo, aumentando el tamaño de la torre central.

El famoso pintor Tito Salas realizó en 1942, la pintura de dieciocho lienzos reflejando pasajes históricos, de los cuales se encuentran diez en la nave central y cuatro en cada nave derecha e izquierda. El Panteón fue declarado el 13 de diciembre de 1962 “Monumento de Valor Histórico Nacional”. En la nave central se encuentra el monumento al Libertador realizado por el italiano Tenerani. En la nave izquierda el cenotafio de Sucre, elaborado por el italiano Julio Roversi.

El monumento a Páez del escultor español José Pizzo, monumento a Urdaneta del italiano Pietro Ceccarelli, monumento al doctor José María Vargas obra del italiano Franco Bianchinni y el monumento en memoria de Santiago Mariño, obra del escultor hispano-venezolano Manuel de la Fuente, y en la nave derecha se encuentran el cenotafio de Miranda, obra del escultor español Juan Bautista Sales Ferré, cenotafio de Don Andrés Bello, obra del hispano-venezolano Manuel de la Fuente, monumento a la Primera República, obra de Hugo Daini.

Monumento al general José Gregorio Monagas, del escultor italiano Julio Roversi y el monumento dedicado a la Federación, obra del escultor español Juan Bautista Sales Ferré. En el “Recinto de la Patria” desde 1874, se encuentran inhumados 140 ilustres personajes, entre ellos tres mujeres, nueve presidentes de la República, cuatro artistas plásticos, ocho médicos, cinco sacerdotes, catorce abogados, diecisiete entre poetas, escritores y periodistas, nueve extranjeros.

Simbólicamente se encuentran el Gral. José Félix Ribas, Josefa Camejo, el Cacique Guaicaipuro, José María España José Leonardo Chirino, Negras Matea e Hipolita y la heroína indigena Apacuana.

El 14 de mayo del 2013, se inauguró El Mausoleo del Libertador, que se comunica con el Panteón Nacional a través de un túnel con paredes de vidrio.

churuguarero777@gmail.com




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.