El Papa pide que Líbano, enfrentado a un
/ Foto: Cortesía

Líbano, enfrentado a “un peligro extremo”, no se le puede “abandonar a su suerte”, pidió el miércoles el papa Francisco, en un largo mensaje dedicado al país tras su audiencia general.

El Papa pidió a los creyentes del mundo “una jornada universal de ayuno y oración por Líbano el próximo viernes 4 de septiembre”, cuando se cumpla un mes de la terrible explosión en el puerto de Beirut que devastó la capital y en la que murieron al menos 188 personas.

Para esta fecha, Francisco enviará a Líbano a su mano derecha y secretario de Estado, el cardenal Pietro Parolin.

“Un mes después de la tragedia que castigó la ciudad de Beirut, pienso de nuevo en el querido Líbano, en su población particularmente puesta a prueba”, dijo el papa, sujetando en la mano la bandera del país, entregada durante la audiencia por un joven sacerdote maronita.

“Frente a los dramas repetidos que los habitantes de esta tierra han vivido, tomamos conciencia del extremo peligro que amenaza la propia existencia del país. Líbano no puede ser abandonado a su suerte”, insistió el papa.

País de esperanza y fe

“Durante 100 años, Líbano fue un país de esperanza. En los periodos más oscuros de su historia, los libaneses mantuvieron su fe en Dios y demostraron su capacidad de hacer de su tierra un lugar de tolerancia, respeto y cohabitación único en la región”, alabó Francisco.

“Líbano hoy es más que un Estado, es un mensaje de libertad y un ejemplo de pluralismo tanto para Oriente como para Occidente” y “por el bien del país pero también del mundo, no podemos permitirnos perder ese patrimonio”, agregó.

El Papa instó a los responsables políticos libaneses y a los líderes del país a “implicarse con sinceridad y transparencia en la reconstrucción, dejando de lado los intereses partidarios y teniendo en mente el bien común y el futuro de la nación”.

Paralelamente, la comunidad internacional debe apoyar al país y “ayudarlo a salir de esta grave crisis”.

“Recobrad el valor, hermanos”

Dirigiéndose a los habitantes del Líbano, el Papa les dijo: “Recobrad el valor, hermanos”, “no abandonéis vuestras casas y vuestra herencia”.

Esta constituyó la primera audiencia general de Francisco al aire libre y con público desde el inicio de la pandemia del coronavirus. Unas 500 personas, con mascarillas de protección, pudieron asistir al acto, celebrado en un patio del palacio episcopal y no en la inmensa plaza de San Pedro.

© Agence France-Presse




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.