(Foto referencial)

El papa Francisco instó el 16 de enero a los gobernantes chilenos a que escuchen a los pueblos originarios y atiendan sus derechos, en el discurso que pronunció durante el primer acto de su agenda oficial de su viaje a Chile.

Unos pueblos originarios, lamentó, frecuentemente olvidados y cuyos derechos necesitan ser atendidos y su cultura cuidada, para que no se pierda la identidad y riqueza de esta nación.

Francisco, que llegó ayer por la tarde a Santiago de Chile, comenzó su discurso recordando que en este país se formó durante su juventud -estuvo un año en 1960- y agradeció por tanto bien recibido.

Elogió su diversidad y riqueza geográfica, y también un pasado en el que se ha enfrentado a diversos periodos turbulentos pero que logró -no sin dolor- superar, y que ha logrado consolidar y robustecer el sueño de los padres fundadores.

Al respecto, recordó que las recientes elecciones políticas fueron una manifestación de la solidez y la madurez cívica que han alcanzado, lo cuál adquiere un relieve particular este año en el que se conmemoran los 200 años de la declaración de la independencia.

Y quiso saludar al presidente electo Sebastián Piñera, que tomará posesión de su cargo el próximo marzo.

A los mandatarios, les exhortó a que no se conformen con lo que se tiene ya y se ha conseguido en el pasado, pues esto lleva a desconocer que muchas personas “sufren situaciones de injusticia y nos reclaman a todos.

Francisco les instó entonces a seguir un reto grande y apasionante: seguir trabajando para que la democracia y el sueño de sus mayores, más allá de sus aspectos formales, sea de verdad un lugar de encuentro de todos.

A los mandatarios les reiteró la necesidad de tener capacidad de escucha.

Y de esta manera saber escuchar además de, a los pueblos originarios, a los parados, que no pueden sustentar a sus familias; a los inmigrantes, que llaman a las puertas de este país y que dijo en busca de mejorar y para construir un mundo mejor para todos; a los ancianos, a los jóvenes y a los niños.

Francisco entró de lleno en el problema del cuidado medioambiental y de la explotación de los recursos naturales cuando citó su encíclica “Laudato Si” y pidió no conformarse con ofrecer respuestas puntuales a los graves problemas ecológicos y ambientales, y ofrecer un pensamiento, una política, un programa educativo, un estilo de vida y una espiritualidad que conformen una resistencia contra del paradigma tecnocrático.

Ante ello, destacó que la sabiduría de los pueblos originarios puede ser el gran aporte y que de ellos podemos aprender que no hay verdadero desarrollo en un pueblo que da la espalda a la tierra.

En su discurso, Francisco incluyó frases sobre Chile de la poeta chilena y premio Nobel, Gabiela Mistral, como cuando recordó que el alma de la chilenía es vocación a ser, esa terca voluntad de existir.

Y la presidenta dice que es desconfiada, manifestó Francisco con una sonrisa citando el discurso de la mandataria saliente, Michelle Bachelet.




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.