COMPARTE

En reiteradas ocasiones, y lo sostengo en este momento de nuevo, he ratificado que no creo en golpes de estado, porque la historia nos ha enseñado que de ese tipo de acciones no sale nada bueno.  Y el mejor ejemplo es la calamidad que durante más de 18 años nos ha tocado vivir a los venezolanos, a partir de un fallido intento de insurrección.

creo es en el papel institucional y apolítico que debe tener la Fuerza Armada Nacional

Pero en lo que sí creo es en el papel institucional y apolítico que debe tener la Fuerza Armada Nacional, como garante de la vigencia y respeto de la Constitución venezolana. Les toca a ellos, dentro de sus múltiples atribuciones, el actuar con el fin de impedir que nuestra Carta Magna sea manipulada a conveniencia de un sector político que hoy claramente es minoría.

En la Mesa de la Unidad Democrática no creemos, ni queremos a una FAN opositora. Pero no podemos aceptar y tolerar que algunos de sus integrantes, que por cierto son una minoría, la quieran convertir en el brazo armado de una facción  de enchufados. La FAN se debe al pueblo venezolano.

Y esa exigencia dirigida a la institucionalidad de la FAN cobra mayor vigencia en la actualidad, cuando la facción de enchufados que dice que gobierna está violando flagrantemente la Constitución, con el único propósito de intentar perpetuarse en el poder. Por eso el llamamiento es a que nuestra Fuerza Armada asuma su papel de garante y no se convierta en cómplice de la destrucción del sistema democrático.

Los militares no están ajenos a la crisis. Ellos padecen de los mismos problemas de escasez e inflación que impactan a todos los venezolanos.  Sus salarios no se ajustan a la realidad nacional,  ni mucho menos al importante rol que tienen en cuanto a la protección de la soberanía nacional.

Los militares tampoco son ajenos a la imposición de la Asamblea Nacional Constituyente y las informaciones que llegan,  indican que rechazan esa jugada que sólo busca asesinar la democracia venezolana.

Nuestros militares son venezolanos de gran valía en su mayoría.  Los enchufados y fanáticos políticos afortunadamente son un pequeño sector. Le toca a la mayoría hacer lo que la minoría trata de impedir: defender la democracia y la Constitución.  No se pongan del lado incorrecto de la historia.




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.