(Foto Andrés Galindo) Referencial

El cobro ilegal de un porcentaje de la compra a través de algunos puntos de venta, ha alejado a los pensionados del uso de sus tarjetas de débito, por eso cada vez que cobran sus mensualidades, prefieren hacer largas colas en los alrededores de los bancos.

La red bancaria puso a disposición de los pensionados estas tarjetas, para que no tuvieran que trasladarse a las agencias a cobrar, justamente porque se tomó en consideración su avanzada edad, en la mayoría de los casos.

María Torrealba estuvo esperando desde las cuatro de la madrugada hasta las 10:00 a.m.. (Foto Andrés Galindo)

No obstante algunos comerciantes inescrupulosos le han sacado provecho a este sistema, y como hay poco efectivo circulando, cobran un porcentaje de la venta, a través del punto. Esta medida se la aplican no sólo a los pensionados, sino a todos sus clientes, quienes por la necesidad de los alimentos, permiten esta irregularidad.

La queja en este sentido, se multiplicó en las colas que este miércoles se observaron en los alrededores de los bancos en la avenida Bolívar de Valencia. Las entidades estaban entregando en efectivo los aguinaldos de los pensionados y buena parte de estos, prefirió esperar horas para obtenerlos.

María Torrealba estaba esperando desde las cuatro de la madrugada. A las 10 de la mañana le faltaba poco para entrar al banco. El mismo tiempo de espera lo tenía Ana Peralta. Las dos señoras, residenciadas en Trapichito, señalaron que decidieron no usar las tarjetas de débito, porque en los comercios les cobran un porcentaje. Expresaron que tienen que esperar mucho para cobrar, para encima tener que darle un porcentaje a los de las bodegas o panaderías.

Seis horas es el promedio de espera. (Foto Andrés Galindo)

Humberto Villarroel señaló que a él también le aplican lo mismo en el barrio El Triunfo de Santa Rosa. Ahora tiene planificado llevarse su efectivo a la casa, de manera de poder comprar sus cosas poco a poco. Sugirió que los bancos apliquen sanciones a quienes incurran en esta práctica “porque uno está indefenso”.

Los ancianos piden mayor comodidad en los alrededores de los bancos, porque el promedio de espera es de seis horas y la mayoría se cansa rápido, por la edad. También solicitaron vigilancia policial, porque los delincuentes merodean porque saben que están llevando dinero en efectivo.

Ramón Espinoza vino a Valencia desde Guacara. Primero esperó en el  centro comercial Paseo Las Industrias, pero en vista de que no había línea, se trasladó a la avenida Bolívar. A las 10 de la mañana, pensaba que con suerte, tal vez saldría del banco a las tres de la tarde, por lo que seguía esperando.

Las colas comenzaron en la madrugada. (Foto Andrés Galindo)

 




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.