Foto Referencial. (Foto @mirelct)
COMPARTE

Dayrí Blanco | @DayriBlanco07

Un tuit viaja en Venezuela tan rápido como un espermatozoide. Son letras cargadas de información que siempre logran fecundar un óvulo. 140 teclas más, el proceso se repite. Es un proceso que no muere, no se desgasta. Es una reinvención del periodismo que lo hace renacer a diario. Las redes sociales son el útero sobre el que se gesta la nueva forma de ejercer la profesión.

Todo cambia, evoluciona. Lo hacen las personas, sus exigencias, necesidades y hambre informativo. El consumo de noticias es cada vez mayor. Se calcula que en Venezuela siete de cada 10 personas tienen cuenta en Twitter, de los que 90% lo usan exclusivamente para mantenerse al día con las noticias y compartir informaciones, según el reporte 2016 de Tendencias Digitales. De manera paralela, los medios de comunicación impresos que aún sobreviven a las presiones del Gobierno registran una caída de más de 50% en su circulación.

Los periodistas ahora, además de atender a la calle en su rol de reporterismo tienen también que trabajar en la cibercalle, (Foto Referencial

La realidad es clara: Las necesidades de los lectores han cambiado. Y los periodistas han tenido que adaptarse a eso. Ya los tiempos de ir a reportear en la calle durante la mañana con grabador, libreta y bolígrafo, llegar a la redacción y escribir con calma, pero con la presión de la hora de cierre, terminaron. Eso no es lo que la sociedad demanda. Los dispositivos móviles desde los que se puede escribir en tiempo real para la publicación casi inmediata de lo que sucede, además de tuitear, postear en Instagram y Facebook, con fotos que se toman con el mismo aparato, le dieron al periodismo lo que necesitaba en tiempos de redes sociales.

Se trata de lo que el periodista especializado en información digital, Luis Carlos Díaz, es más que una amenaza para la profesión, un reto. Riqueza audiovisual e interacción con los lectores. Es un cambio que acerca más al periodista con su audiencia y eso es positivo.

Son muchas las informaciones y los informantes de las noticias que circulan por las redes sociales en el país. (Foto Referencial

LA CIBERCALLE

Son muchas las informaciones y los informantes de las noticias que circulan por las redes sociales en el país. La mayoría no son periodistas. Pero tienen derecho a expresarse, informar y generar contenidos. “El periodismo debe entender que las tecnologías permiten que mucha gente pueda participar también del nicho informativo, no exactamente de la producción noticiosa que tiene que ver con un método de trabajo, pero sí con el hecho informativo”.

Por eso los periodistas ahora, además de atender a la calle en su rol de reporterismo tienen también que trabajar en la cibercalle, en ese territorio donde los ciudadanos producen informaciones, la comparten y además se generan conversaciones alrededor de eso. Y no es fácil lograr ser parte de ese complejo sistema que se teje a diario.

Existe un filtro social que ha dejado a un lado la fidelización con una marca específica de un medio de comunicación. “Esto significa la selección de información que hace la gente de acuerdo a quienes sigue en redes sociales, a sus grupos de Whatsapp, a los seguidores de su comunidad en Facebook, que hace que lo primero que vea sea son lo que esas personas seleccionan y difunden, y no la marca de un medio y lo que ese medio selecciona”. Ese filtro social modifica el plan de trabajo tradicional de las empresas de información que han tenido que aprender, junto a sus periodistas, cómo ser parte de esas grandes conversaciones que se generan en las redes.

Y más allá de ese desbordamiento de información, las sociedades siempre necesitarán de los comunicadores sociales, que este 27 de junio, al celebrar su día en Venezuela, tienen el reto de enfrentarse a una realidad que hace cada vez más compleja su labor en las calles entre represiones, presiones políticas y censuras, a lo que se le suma la incursión rápida que ha tenido que hacer en la era digital que cambia a diario, y que hace que el periodismo renazca con cada tuit o post en las redes sociales.

 




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.





Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.