Johan Álvarez, periodista arrollado hace tres semanas en Caracas, aseguró que el responsable del accidente es un funcionario de la FAES que conducía en estado de ebriedad.

“El culpable del accidente fue un funcionario de la FAES en estado de ebriedad. Se encuentra en régimen de presentación y a espera de juicio”, denunció en Twitter.

El periodista sufrió fractura de cráneo de la cual se encuentra en recuperación.

El arrollamiento ocurrió poco después de que Álvarez publicó un trabajo de investigación en el que revela las condiciones en las que se encuentra la empresa de telefonía del Estado, Cantv. Sin embargo, las investigaciones aún no han determinado si existe un vínculo entre el accidente y el reportaje.

“No se ha determinado vínculo alguno con mi reportaje realizado para Punto de Corte sobre las condiciones de la Cantv”, manifestó.

De igual forma, Álvarez reiteró su compromiso con el periodismo libre y aseguró que se reincorporará a sus labores una vez se recupere.

“Independientemente de la conclusión de la investigación, quiero manifestar a todos mi compromiso con la verdad y el periodismo libre, por lo cual al cumplir mi reposo correspondiente continuaré ejerciendo y con más ímpetu”, indicó.

El periodista agradeció al equipo de médicos venezolanos que lo atendió luego del accidente.

Finalmente, agradeció a todos los que han estado pendiente de su salud. “Gracias al gremio que en estos momentos difíciles ha demostrado ser de los más unidos del país. Nos vemos pronto pateando calles”.

 

 

Leer más: El Nacional




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.