(Foto Referencial)

El staff de periodistas y reporteros gráficos del diario El Nacional piden a los trabajadores que mantienen tomadas las instalaciones del periódico desde hace una semana, cesar su actitud hostil y abocarse al diálogo.

Los profesionales de los medios aducen que esta actitud de los trabajadores de los talleres, afecta principalmente el derecho de sus lectores a estar informados.

“Es urgente que defendamos juntos este diario, para que no corra la suerte de los que en el pasado reciente han sido censurados o cerrados”, insistieron.

A continuación el comunicado:

Periodistas y reporteros de El Nacional reclamamos nuestro derecho al trabajo y rechazamos la toma ilegal de las instalaciones del diario

Los periodistas y reporteros gráficos del diario El Nacional, afiliados al Sindicato Nacional de Trabajadores de la Prensa (SNTP), reclamamos nuestro derecho al trabajo y exhortamos a quienes mantienen la toma ilegal de las instalaciones del periódico, En Caracas, a cesar en esa acción hostil y apostar por el diálogo, como mecanismo para plantear sus demandas.

Desde hace una semana, los trabajadores de talleres, afiliados a Sitranac, cerraron los accesos al diario, negándonos la entrada a nuestro sitio de labores y provocando la paralización de la impresión y circulación de El Nacional, afectando también el derecho a la información de quienes son sus lectores.

Somos solidarios con la lucha de los compañeros, también nosotros hemos elevado nuestras peticiones a quienes tienen responsabilidades patronales y de conducción. Sin embargo, observamos que en ningún caso se han cerrado los canales de negociación y menos podemos apoyar medidas que están al margen de la Ley.

Las condiciones económicas adversas (hiperinflación, devaluación, escasez, entre otras) realzan la necesidad de mantener las empresas abiertas. Nos inquieta que el conflicto, planteado en los términos en que lo han hecho los trabajadores de talleres, termine por arriesgar la estabilidad de las más de 300 familias que, de manera directa, dependen de la actividad económica de El Nacional.

Ahora, cuando está más latente la amenaza del gobierno de ponerle la mano al diario, se necesita más compromiso que nunca para defender un espacio que sigue siendo ventana para las distintas opiniones y para las informaciones que interesan a todos los venezolanos; ahora, cuando un juez ha fallado en favor del Vicepresidente del Psuv en su demanda contra El Nacional, es urgente que defendamos juntos este diario para que no corra la suerte de los que en el pasado reciente han sido censurados o cerrados.

La reconversión monetaria que se inició el 20 de agosto pasado y el aumento del salario mínimo vigente a partir del 1° de septiembre, son elementos del entorno que obligan a trabajadores y patronos a replantear las condiciones en que hemos estado prestando nuestro servicio profesional.

La vigencia de las convenciones colectivas de trabajo tenemos que reclamarla y debe permanecer incansable el esfuerzo por obtener mayores beneficios y mayor bienestar. La invitación, insistimos, a revisar el método de lucha.

No son nuevas las intenciones de callar o de acabar con El Nacional, la administración del presidente Nicolás Maduro –y su entorno- ya lo ha dicho y lo ha hecho con otros medios. No llevemos agua al cántaro ajeno, compañeros de Sitranac.

Nosotros, también trabajadores, llamamos a los representantes del diario El Nacional a participar de manera activa en la resolución de una situación que genera más pérdidas que ganancia. Lo mismo le pedimos a los compañeros que mantienen la toma.

No creemos que sea la fuerza empleada hasta ahora, la que ofrezca una solución a un planteamiento que consideramos legítimo y que favorece a nuestra a nuestra clase, pero que se diluye en la forma arbitraria con que se para la producción de una empresa.




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.