(Foto EFE)

Los trabajadores de la salud de Venezuela, en protesta desde hace más de un mes en demanda de mejoras salariales y dotación hospitalaria, volvieron a manifestarse hoy pese a la indiferencia del Gobierno de Nicolás Maduro, que dejó correr otra jornada sin ofrecer respuestas al conflicto.

En Caracas, cientos de trabajadores reclamaron nuevamente el pago de “sueldos justos” al tiempo que advirtieron al Gobierno “sordo” de Maduro que no cesarán en sus manifestaciones hasta conseguir respuestas a sus demandas. “La respuesta que nosotros queremos y, eso lo hemos dicho con mucha claridad, es que haya salarios dignos y la garantía del derecho a la salud y a la vida”, dijo el secretario ejecutivo de la Federación de Trabajadores de la Salud (Fetrasalud), Pablo Zambrano.

Desde una manifestación criticó que el Gobierno se reúna con gremios sindicales que asegura no los representan y que otorgue bonos sin pronunciarse sobre aumentos de salarios para los trabajadores del sector, que este viernes protestaron en al menos cinco centros de salud públicos de Caracas y en otros estados como Lara (oeste) y Bolívar (sur). “En este momento la crisis es tan profunda que no nos queda más a los trabajadores que estar en las calles reclamando derechos tanto del paciente, como los derechos que nosotros hemos conquistado”.

El conflicto laboral con los trabajadores sanitarios es el más grande que ha enfrentado Maduro desde que llegó al poder en 2013, pero, además de pagar bonificaciones que no inciden en el salario, su Gobierno no ha podido ofrecer respuestas que desactiven la protesta.
“El presidente (…) ha hecho oídos sordos, tanto el ministro (de Salud) anterior como el que tenemos ahora. No es posible que después de un mes ninguno de los dos se aboque al problema, la indolencia que tienen hacia el ser humano no tiene parangón”, dijo a periodistas Jesús Castro, delegado del Colegio de Enfermería de Caracas.

Explicó que su salario mensual no supera los 8.000.000 de bolívares (46,30 ó 2,75 dólares según la tasa de cambio que se use), monto con el que apenas puede, aseguró, comprar “una lata de sardinas”, lo que deja a su familia alimentándose “como miserables”.

“El Gobierno nos tiene así, comiendo miseria, pero se hace oídos sordos”, añadió al recordar que sus ingresos son cada vez menores por causa de la rampante inflación que registra Venezuela, que el Fondo Monetario Internacional (FMI) calcula cerrará en un 1.000.000 % este 2018.

El rumor de las protestas, sin embargo, sí llegó a los oídos de la coalición opositora Frente Amplio, que hoy llamó a todos los movimientos sociales y organizaciones políticas a acompañar las protestas que se vienen desarrollando.

La vocera del frente, Belsaí Yánez, también representante del partido Bandera Roja, uno de los que agrupa el frente, indicó en una rueda de prensa que el llamado de acompañamiento es para expresar solidaridad sin quitarle protagonismo a los liderazgos naturales que han venido emergiendo.

Las declaraciones del frente son la conclusión a un proceso de consultas abierto hace una semana en un intento por ofrecer a las protestas de los trabajadores públicos y de ciudadanos hastiados por la pésima prestación de los servicios públicos, un “objetivo político trascendente” en función “salir de la dictadura”, según se anunció entonces.

Venezuela es el país con las reservas probadas de petróleo más grandes del planeta, pero padece una severa crisis económica que se traduce en escasez de alimentos básicos, medicinas, repuestos para vehículos y hasta dinero en efectivo.

Esta situación ha generado que en el país se desarrollen cada día decenas protestas de trabajadores y ciudadanos que reclaman el fin de la crisis.

El miércoles, el Gobierno venezolano anunció un conjunto de medidas para hacer frente a la crisis, que incluyen restar 5 ceros a la moneda, revisar la ley de cambios y liberar de impuestos la importación de maquinarias y repuestos.

Pero analistas dijeron a Efe que estas medidas son insuficientes para atajar la grave crisis que padece el país caribeño.




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.