Foto: Archivo
COMPARTE

Aún con el dolor de haber perdido a su máximo artillero, Paolo Guerrero, la escuadra de Perú estructuró una nueva misilera y emprendió la madrugada del lunes el navío a Nueva Zelanda, para pelear en la repesca un cupo a Rusia-2018.

Guerrero, capitán y símbolo del combinado inca, fue suspendido 30 días por la FIFA, luego que el examen antidopaje al que fue sometido después del duelo con Argentina arrojó un “resultado analítico adverso”.

El “Depredador” quedó fuera de los partidos de repechaje frente a los “kiwis”, mientras prepara su defensa y descargos para evitar una sanción mayor.

“¿Qué puedo decir? Solo desearle la mejor de las suertes a mis compañeros y esperemos clasificar que es el objetivo de todo esto”, dijo Guerrero, que llegó a Lima para asumir su defensa. “Hay que hacer fuerza para que ganemos el día once”, agregó.

En Perú, desde la madre de Guerrero hasta el hincha más sencillo han sentido el dolor de la ausencia. Sin embargo, el respaldo a la selección es unánime.

“Todos somos guerreros y vamos a ganar. Yo sé que Perú va a ganar y estoy aquí para desearles todo lo mejor. Suerte. ¡Victoria, victoria!”, dijo el presidente Pedro Pablo Kuczynski que fue a despedir a la selección.

 Nuevo ataque

Tras esta importante baja, el DT de Perú, el argentino Ricardo Gareca replanteó su línea ofensiva y podrá echar mano de los atacantes Jefferson Farfán (Lokomotiv, Rusia) o Raúl Ruidíaz (Monarca Morelia, México), quienes serían las primeras opciones para remplazar a Guerrero.

Ruidíaz ya ha ingresado por el “Depredador” en el duelo con Bolivia en el estadio Monumental de Lima. Aunque Farfán podría ser la variante, por su buen momento que atraviesa en el Lokomotiv.

“Apuntamos a nuestro máximo nivel, nos quedan dos partidos para conseguir el objetivo. Vamos a dar lo mejor para clasificar”, dijo Ruidíaz.

Para el defensa Luis Advíncula (Lobos, México) la suspensión de Guerrero puede hacer más fuerte al equipo.

“Él es nuestro líder y capitán, pero los que están convocados tienen que dar lo mejor para que la selección gane. Contra Bolivia no estuvo y sacamos un buen resultado (2-1)”, destacó Advíncula.

 Dura travesía a Oceanía

La selección inca realiza una dura travesía inicial de 14 horas de viaje para llegar primero a Auckland, donde concentrará cuatro días y un día antes del partido programado para el 11 de noviembre, se trasladará a Wellington, Nueva Zelanda, en el estadio Westpac.

En Nueva Zelanda, los peruanos tendrán a disposición el Trusts Stadium en Auckland y el QBE Stadium, en Albany, para sus entrenamientos, según la prensa peruana.

Perú disputará su primer partido el sábado 11 de noviembre en el estadio Westpac de Wellington y el duelo de vuelta será en el Estadio Nacional de Lima, el miércoles 15.

El DT Gareca y su comando técnico afinaron cada detalle para que los jugadores no sientan las 18 horas de diferencia que les lleva Nueva Zelanda a Perú.

El preparador físico Néstor Bonillo, el médico Julio Segura y el psicólogo Marcelo Márquez elaboraron un plan para controlar la ansiedad y la presión de los futbolistas.

Un total de 21 jugadores de los 27 convocados partieron la madrugada del lunes en avión chárter desde Lima a Nueva Zelanda.

Yoshimar Yotún (Orlando City, EEUU), Ruidíaz, Andy Polo (Monarcas Morelia, México), Christian Cueva (Sao Paulo, Brasil), Paolo Hurtado (Vitória Guimaraes, Portugal) y Pedro Gallese (Tiburones Rojos de Veracruz, México) destacan en la lista que partieron de la capital peruana.

“Nos han prohibido el café, algunas otras cosas que te mantienen despierto. Todos eso suma para poder llegar bien al partido”, dijo a la prensa el portero Pedro Gallese.

El médico Julio Segura explicó que los fútbolistas usarán “medias especiales para que no haya problemas con la circulación de la sangre por las venas de las piernas”, debido a que permanecerán largas horas sentados.

Los jugadores Edison Flores (Aalborg BK, Dinamarca), Sergio Peña (Granada, España), André Carrillo (Watford, Inglaterra) y Farfán se unirán con el equipo realizando un viaje con escalas que durarán unas 30 horas, según la prensa.

La última repesca que disputó Perú fue en 1985, frente a Chile, donde la escuadra limeña perdió su opción de llegar a México-86.

Con la formación de un equipo sin estrellas pero sólido y de efectivo juego colectivo, Perú se encuentra en su mejor momento de las últimas tres décadas. Los incas no van a un Mundial desde España-1982.

Su eventual clasificación a la cita mundialista elevaría a cinco los países de la Conmebol con pasaje a tierras rusas. Ya tienen sus boletos Brasil, Uruguay, Argentina y Colombia.




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.