Petro manda cerrar trochas en frontera con Venezuela para impulsar comercio
El presidente de Colombia Gustavo Petro habla hoy, durante la jornada del Diálogo Regional Vinculante realizada en Cúcuta (Colombia) / Foto: EFE

El presidente de Colombia, Gustavo Petro, pidió a su homólogo venezolano, Nicolás Maduro, que regrese a su país al Sistema Interamericano de Derechos Humanos, del cual se retiró hace una década, para de esta forma fortalecer la democracia en la región.

“He invitado al presidente del país vecino (a) que reingrese su país al Sistema Interamericano de Derechos Humanos”, dijo Petro este jueves en un acto de Gobierno en Cúcuta, capital del departamento de Norte de Santander y limítrofe con Venezuela.

Venezuela denunció el 10 de septiembre de 2012 la Convención Americana de Derechos Humanos (CADH), que da base jurídica a la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) y a la Corte Interamericana de Derechos Humanos (CorteIDH), mecanismos a los que el entonces presidente, Hugo Chávez (1999-2013), acusó de estar manipulados por Estados Unidos.

La salida del Sistema Interamericano de Derechos Humanos se hizo efectiva en septiembre de 2013, seis meses después de la muerte de Chávez, que fue sucedido por Maduro, quien señaló entonces que la Corte IDH y la CIDH “degeneraron y se creen un poder supranacional” por investigar las denuncias de violaciones a los derechos humanos en ese país.

“Yo le digo en solicitud respetuosa al vecino país: Fortalezcamos el Sistema Interamericano de Derechos Humanos para que no haya persecución política en América del Sur, para que la democracia se pueda profundizar, para que la libertad sea el sinónimo del cambio político, para que la diversas expresiones de Suramérica se puedan encontrar, se puedan integrar”, manifestó.

Testimonio de la validez del sistema

Petro añadió que espera “respuesta a esta solicitud” y dijo que él puede dar fe de la validez del Sistema Interamericano de Derechos Humanos porque en una sentencia del 8 de julio de 2020, la CorteIDH declaró la responsabilidad del Estado colombiano por las violaciones a diversos derechos suyos.

En particular, la CorteIDH encontró que los derechos políticos de Petro fueron afectados por su destitución como alcalde de Bogotá y la inhabilitación por 15 años para ocupar cargos públicos que le impuso en diciembre de 2013 la Procuraduría General de la Nación (Ministerio Público).

“Le he dicho (a Maduro), yo soy presidente porque el Sistema Interamericano de Derechos Humanos me defendió, porque de lo contrario aquí el fascismo me hubiera quitado mis derechos políticos, me había ya inhabilitado por 15 años”, recordó el mandatario.

La invitación a Maduro se produce tres días después de que Human Rights Watch (HRW) le pidiera a Petro que aproveche el reciente restablecimiento de relaciones con Venezuela para impulsar el respeto a los derechos humanos en ese país y al mismo tiempo abordar la crisis humanitaria que ha obligado al éxodo a más de 7,1 millones de personas.

“Colombia podría cumplir un rol clave para contribuir a que cesen las violaciones de derechos humanos en Venezuela y en la frontera con Colombia y para restablecer los derechos políticos y el Estado de derecho en Venezuela”, señaló HRW en una carta enviada a Petro el pasado lunes.

Petro manda cerrar trochas en la frontera

Más temprano, este mismo jueves, trascendió que el presidente neogranadino ordenó el cierre de las numerosas trochas existentes en la frontera con Venezuela, para impulsar el comercio y combatir el contrabando y la corrupción de funcionarios de ambos países.

Petro hizo las afirmaciones en la fronteriza Cúcuta, capital del departamento de Norte de Santander, donde aseguró que la reapertura total de la frontera, que él mismo encabezó hace un mes, después de permanecer cerrada siete años al paso de vehículos, no ha tenido el impacto económico esperado porque el comercio de mercancías se sigue haciendo por las trochas.

“Al cabo de un mes por allí solo han pasado dos millones y medio de dólares en productos para aquí y para allá. ¿Y el resto de los productos por dónde está pasando?”, se preguntó el mandatario.

Petro recordó que el pasado 26 de septiembre fue reabierto el puente internacional Simón Bolívar, principal paso oficial entre los dos países, y ahora toca cerrar las trochas, muchas de ellas controladas por grupos armados ilegales, para que el comercio fluya legalmente.

“Abrimos el puente, nos dimos la pela, corrimos el costo político y la economía sigue pasando por la trocha, porque allí, uniformados y funcionarios de allá y de acá, están cobrando la comisión”, afirmó.

Acto seguido, ordenó a su ministro de Comercio, Industria, y Turismo, Germán Umaña, cerrar los pasos ilegales: “Esas trochas se cierran por que se cierran”, sentenció Petro.

Frontera legal para todos

“Queremos abrir la frontera, no para que los camiones pasen por la trocha y le paguen el ají a las fuerzas estatales de uno y otro lado, contrabandeando, sino que queremos que pasen por el puente”, subrayó Petro en un discurso ante unos 5 mil asistentes a una jornada de los Diálogos Regionales Vinculantes, que lidera su Gobierno.

El presidente enfatizó que tanto el puente Simón Bolívar como el Francisco de Paula Santander, que comunican a Norte de Santander con el estado venezolano del Táchira, no se abrieron “para que a los vivos de aquí y de allá se les llenen los bolsillos y se enriquezcan”.

“Vamos a hacer cambios de este lado y voy a solicitar cambios de ese lado”, dijo en referencia a Venezuela.

Igualmente, afirmó que si para eso tiene que hablar con su homólogo venezolano, Nicolás Maduro, lo hará, “porque esta frontera es para la gente, no para las mafias”.

Pese a que la reapertura de la frontera, cuyo cierre fue ordenado por Maduro en agosto de 2015 por diferencias políticas e ideológicas con Colombia, fue presentada hace un mes como un hito para dar un salto económico inmediato a la renovada relación bilateral, esta medida se ha reducido a contadas operaciones comerciales.

Hasta el momento, la circulación de personas sigue siendo limitada y el paso de camiones de carga, que fue un símbolo de la reapertura, es de tres al día en promedio. EFE




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.