Maternidad del Sur
(Foto: Archivo El Carabobeño)

Son muchas las precariedades que existen en la Maternidad del Sur de Valencia. Sus pacientes y el personal que labora, en la que fue una institución modelo de atención a la mujer embarazada, se enfrentan a una crisis que supera lo que pueda ser solventado con un operativo de pintura y embellecimiento de algunas áreas.

Y a eso se ha limitado el “plan cayapa” que hace tres días inició la gobernación de Carabobo en el lugar,  según denunció el fundador del movimiento Salvemos la Maternidad del Sur, Jorge Pérez.

Para él, se requiere mucho más que pintura. “Necesitamos insumos. No es normal que la primera pregunta que se le haga a una embarazada es ¿trajo su guante para poder examinarla?”.

También resaltó que en la institución, cuyo nombre original es Hospital Materno Infantil José María Vargas, no se les presta el servicio de alimentación a las mujeres que están hospitalizadas, y que no funciona el sistema de aires acondicionados en áreas que lo requieren.

A esto se suma que todos los exámenes de laboratorio que necesitan las pacientes deben hacerlos en centros privados porque ahí no hay reactivos, y los familiares recorren diferentes lugares, en transporte público, y sin mantener las muestras en condiciones óptimas, con lo que hay resultados que no son certeros para que los especialistas hagan sus diagnósticos.

Sin personal

Para Pérez, quien es ginecobstetra de la Maternidad del Sur, es muy grave las fallas de medicinas e insumos que obliga a las mujeres a costear todo lo que requieren. Pero eso no es todo. Aseguró que existe un gran déficit de personal que complica mucho más la situación.

“Hay escasez de enfermeros, lo cual hace que el poco personal que acude a ese centro tenga que reforzar su trabajo porque no se dan abasto para atender a tantas pacientes. El día que exista una ley en la que se obligue que todos los políticos y sus directores tengan que usar los centros públicos  ese día empezará a mejorar nuestros hospitales”.

La Maternidad del Sur concentra la mayor cantidad de pacientes embarazadas desde que en mayo de 2020 transformaran la Maternidad de Alto Riesgo Hugo Chávez de la CHET, en el área de atención de pacientes con COVID-19.

Desde la última semana de agosto la gobernación de Carabobo comenzó lo que denominaron un “plan cayapa” en las instituciones de salud de la entidad, que incluye labores con electricistas, plomeros, obreros, cuadrillas de limpieza y servicios generales.

Ya han asistido a la Ciudad Hospitalaria dr. Enrique Tejera (CHET) de Valencia, el Hospital Adolfo Prince Lara de Puerto Cabello, el Hospital de Bejuma, el Hospital Oncológico dr. Pérez Carreño de Naguanagua, el Hospital dr. Miguel Malpica de Guacara y varios Centros de Diagnóstico Integrales (CDI). En todos los casos se han realizado labores de embellecimiento, sin dotación de insumos.

 




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.