Piñera dice que Chile quiere vivir
/ Foto: Cortesía

El presidente de Chile, Sebastián Piñera, dijo este lunes que la mayoría de los ciudadanos del país quieren vivir “en democracia y en paz”, luego de una noche de extrema violencia, en la que hubo un muerto por disparo de bala y resultaron detenidos más de medio millar de personas.

“Vimos a una minoría de delincuentes que desató una ola de violencia, saqueos y vandalismo, incluyendo el incendio de dos iglesias de alto valor histórico (…) La inmensa mayoría de los chilenos queremos vivir en democracia y en paz”, aseguró el mandatario conservador.

Los desmanes ocurrieron al anochecer y ensombrecieron las festivas y masivas concentraciones que se registraron en Santiago y en otras ciudades del país para conmemorar el primer aniversario del llamado “estallido social”, que surgió en octubre de 2019 en favor de mayor igualdad social y que está considerado el más grave desde el fin de la dictadura militar (1973-1990).

Un muerto y 643 detenidos

Un muerto en un tiroteo, al menos 643 detenidos, 116 agentes heridos, dos iglesias quemadas y varios comercios saqueados fue el balance de una noche de extrema violencia.

Las imágenes de la cúpula de la Iglesia de la Asunción en llamas, desplomándose entre aplausos y vítores de un grupo de manifestantes, se viralizaron por las redes sociales y las replicaron medios de todo el mundo.

Piñera indicó que el Gobierno presentará a lo largo del día varias querellas para poder “perseguir con severidad” a los responsables de los desmanes y pidió a las fuerzas políticas condenar no solo los hechos, sino también “a aquellos que de una u otra forma promueven la violencia, la amparan o la justifican”.

Desmanes previo al plebiscito

El aniversario de las protestas tuvo lugar una semana antes de que 14,5 millones de chilenos decidan en un histórico plebiscito si quieren reemplazar la actual Constitución, heredada de la dictadura y vista como el origen de las desigualdades del país.

El plebiscito, que tenía que haberse celebrado en abril pero fue aplazado por la pandemia, fue acordado por las fuerzas políticas para descomprimir la crisis social, que dejó una treintena de muertos y miles de heridos, además de señalamientos a las fuerzas de seguridad por violaciones a los derechos humanos.

El gobernante subrayó que la sociedad quiere una votación “participativa” y “en que todos se puedan manifestar libremente”, aunque aseguró que “grupos minoritarios van a intentar ensuciar o entorpecer ese proceso”.

“Queremos una Constitución que sea un gran marco de unidad, de estabilidad, de proyección de nuestro país y para ello es fundamental que cuente con la legitimidad que le otorga una amplia mayoría de los ciudadanos”, agregó Piñera, quien registra bajos índices de aprobación ciudadana. EFE




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.