Friends and relatives carry the coffin containing the body of the student Gerald Velazquez, shot dead during clashes with riot police in a church near the National Autonomous University of Nicaragua (UNAN) in Managua,on July 16, 2018. Government forces in Nicaragua on Saturday shot dead two young men at a protest site in a church, the clergy said, on the third day of nationwide demonstrations against President Daniel Ortega, a former revolutionary hero now accused of authoritarianism. / AFP PHOTO / INTI OCON / “The erroneous mention[s] appearing in the metadata of this photo by INTI OCON has been modified in AFP systems in the following manner: [Velazquez] instead of [Vazquez]. Please immediately remove the erroneous mention[s] from all your online services and delete it (them) from your servers. If you have been authorized by AFP to distribute it (them) to third parties, please ensure that the same actions are carried out by them. Failure to promptly comply with these instructions will entail liability on your part for any continued or post notification usage. Therefore we thank you very much for all your attention and prompt action. We are sorry for the inconvenience this notification may cause and remain at your disposal for any further information you may require.”

Al menos tres civiles muertos y cinco policías heridos fue el saldo de un enfrentamiento armado ocurrido hoy en el norte de Nicaragua entre agentes del orden y manifestantes antigubernamentales, informó la Policía Nacional.

El suceso se registró a las 05.30 hora local (11.30 GMT) en el barrio Sandino, municipio de Jinotega, cuando las fuerzas policiales realizaban labores de restablecimiento de la libre circulación en ese lugar “que estaba secuestrado por grupos de terroristas”, indicó en un comunicado la Policía, en alusión a los que protestan contra el Gobierno.

Esos grupos mantenían bloqueos en la vía y barricadas en las calles de ese barrio donde cometían “asaltos, lesiones, extorsiones, amenazando a personas y propietarios de negocios, causando terror y zozobra en los habitantes”, de acuerdo con la información policial.

“Estos grupos terroristas atacaron con armas de fuego y morteros a las fuerzas policiales, resultando tres personas fallecidas y cinco compañeros policías heridos”, según el parte policial.

En su informe, la Policía reiteró su compromiso de continuar trabajando para fortalecer la paz, la seguridad de las personas, familias y comunidades nicaragüenses.

Por su lado, los manifestantes “autoconvocados” de la ciudad de Jinotega denunciaron que se trató de un nuevo ataque de las llamadas “fuerzas combinadas” del Gobierno, integrada por policías, antimotines, parapoliciales y paramilitares, que dejó al menos 3 muertos en esa zona norte del país.

El ataque, que se extendió por más de 8 horas entre la noche del lunes y la madrugada de este martes, ocurrió en el barrio Sandino, de Jinotega, 163 kilómetros al norte de Managua, conocido como “el Monimbó del norte”, debido a la fuerte resistencia ante el Gobierno de Daniel Ortega, según los “autoconvocados”.

La diócesis de Jinotega confirmó el ataque del Gobierno, y el sacerdote Carlos Enrique Herrera ingresó al barrio Sandino para conocer la situación.

Según los “autoconvocados”, el Gobierno ejecutó la denominada “Operación Limpieza”, que consiste en remover los bloqueos de las vías con palas mecánicas, camiones y trabajadores del Estado, bajo el resguardo de las “fuerzas combinadas”, que se movilizan a bordo de camionetas todo terreno y fuertemente armadas.

El Gobierno ha acusado de ejercer terrorismo, crear inseguridad y actuar con violencia a “quienes se han propuesto alterar por la vía de hecho” el orden jurídico y constitucional por medio de los bloqueos de vías, donde se ha producido “violencia, tortura y secuestro”.

Entre 277 y 351 personas han muerto en más de tres meses de protesta, según organizaciones humanitarias locales e internacionales.

Nicaragua está sumergida en la crisis más sangrienta de su historia en tiempos de paz, y la más fuerte desde la década de los años 1980, también con Daniel Ortega como presidente.

Las protestas contra Ortega y su esposa, la vicepresidenta Rosario Murillo, comenzaron el 18 de abril pasado por unas fallidas reformas de la seguridad social y se convirtieron en una exigencia de renuncia del mandatario, después de once años en el poder, con acusaciones de abuso y corrupción.

La Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) y la Oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos (Acnudh) han responsabilizado al Gobierno de Nicaragua por “asesinatos, ejecuciones extrajudiciales, malos tratos, posibles actos de tortura y detenciones arbitrarias”. EFE




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.