dólares
Foto: Cortesía

El aumento de los precios en dólares en Venezuela es una realidad. Y hay un factor determinante de este fenómeno: la falta de monedas para dar cambio a los clientes.

Si un producto cuesta 9,5 dólares la norma es que se ajuste a 10, lo que es igual a un incremento del equivalente al 5 %. Y si esto ocurre en varios artículos que se compren, la suma total de lo que se está pagando adicional impacta negativamente en el bolsillo.

La causa de este problema que se ha generado en la economía del país es la dolarización desordenada e incompleta, tal como lo calificó José Guerra, del Observatorio Venezolano de Finanzas (OVF). “El redondeo hace que los precios aumenten, llevan algo que cuesta 1,75 a 2 porque no hay vuelto por la forma de la dolarización que no es transaccional sino de facto y no hay monedas”.

Preferencia por el bolívar no ha crecido

El economista fue tajante al decir que es mentira que los venezolanos estén prefiriendo hacer sus compras en bolívares. De acuerdo con el estudio de dolarización que realizó el OVF desde diciembre hasta el 20 de febrero, la mitad de los métodos de pagos recibidos en los comercios fue en dólares.

El análisis, realizado en 354 establecimientos de los cinco municipios de área metropolitana de Caracas, reveló que en diciembre pagaba 27,5 % de los clientes en moneda extrajera en efectivo, mientras que 15,4 % lo hacía con dólares, pero con otros instrumentos financieros electrónicos. El restante 57 % lo hacía en bolívares.

Dos meses después, esos números cambiaron y, las compras en moneda extranjera aumentaron, en la suma entre efectivo y transferencia, a 50, 2%. “Todo indica que la gente prefiere usar dólares”.

Como dato resaltante de este estudio se obtuvo que en ninguna otra parte del mundo se aprecia que las transacciones en moneda extranjera se hagan en efectivo, en su mayoría. “Eso ocurre solo en Venezuela por las distorsiones que existen”.

En los establecimientos consultados, aunque el marcaje de precios se haga 62,7 % en bolívares, el 99,2 % de los comerciantes piensan en dólares al momento de fijar sus precios, y mientras que en diciembre solo 42,9 % hacía los pagos de sus proveedores en dólares, en febrero eso aumentó al 49 %.

“En conclusión, el dólar ha venido tomando cada vez presencia tanto en marcaje de precios como en medios de pagos”.

Un problema persistente

Aunque ya no se habla de hiperinflación sino de inflación alta, los problemas de la economía venezolana no se extinguieron. Guerra explicó que la sustitución de la moneda devaluada por una estable es un proceso normal en sistemas como el del país.

“Pasó en Perú y, aunque ellos salieron de hiperinflación a principios de los 90, la mitad de los recursos de sus habitantes están en cuentas en el exterior porque generar confianza en una moneda que perdió valor es muy difícil”.

Respecto a la estabilización del tipo de cambio, el economista del OVF, aseguró que es una estrategia que se mantendrá por este año porque es la salida que encontró el Gobierno para bajar la inflación, “y lo seguirán haciendo hasta llegar a una cifra de 1 % al mes”.

Ángel Alvarado, también del OVF dijo que los estudios hechos desde hace más de tres años establecen que el precio en Cúcuta de una cesta de alimentación básica se mantiene en 22 dólares, mientras que en Petare aumentó a 30. “Vivimos un proceso de alta inflación y de encarecimiento de la vida en dólares”.

Sus indicadores establecen que la inflación en Venezuela, respecto a los alimentos es de 45 %, mientras que la media general de  Estados Unidos es de 8 %.




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.