(Foto Archivo El Carabobeño)
COMPARTE

Definitivamente la población seguirá perdiendo kilos porque los precios de los alimentos cada día aumentan más, mientras el ingreso familiar se diluye.

El doctor Gustavo Oviedo, experto en nutrición, sostiene que son muy pocas las probabilidades que tiene la población de subir de peso. Por el contrario se agravará aún más el déficit de la ingesta calórica de los ciudadanos.

Todo esto, producto de la inflación que hizo que la canasta familiar se ubicara en un millón 400 mil bolívares. Oviedo afirma que si un hogar tiene un ingreso mensual de dos sueldos mensuales, esta familia recibiría cerca de 500 mil bolívares, lo que representa una tercera parte del costo de la canasta, lo cual por supuesto, es insuficiente.

El especialista advierte que ya no es sólo un problema de calorías, sino que la mayoría de los ciudadanos no pueden consumir las proteínas que necesita para tener buena salud, porque los precios de la carne, pescado, pollo y huevos están por las nubes.

Oviedo apunta que como efecto de esta situación, la gente seguirá con déficit nutricional, perdiendo kilos.

“Por eso usted ve a algunas personas con un estado de pasividad, porque la falta de nutrición le quita agilidad, ánimo y hasta el deseo de vivir”.

Aprecia que para completar, al problema no se le ve una salida a corto o mediano plazo, pues la tendencia es que cada día se agrava más el déficit nutricional de los venezolanos.

SUSTO

Ir a los mercados o supermercados a comprar, implica introducirse a un mundo donde el asombro es el común denominador. Los precios de los productos alimenticios dejan a cualquiera con la boca abierta.

Este miércoles en el mercado periférico de La Isabelica se ofrecía el kilo de queso entre 20 mil y 22 mil bolívares, dependiendo del puesto. La carne estaba en 19 mil bolívares y el pollo en 11 mil 500. El precio del tomate era entre seis mil y ocho mil bolívares, y el del cartón de huevos 17.400. El kilo de caraota negra está en 11 mil bolívares.

En los supermercados la situación no es distinta, por el contrario, en muchos de los casos hay precios más altos, como por ejemplo la carne. El solomo de cuerito se vende en 24.200 bolívares y un paquete de salchicha de 800 gramos se ofrece en 39.800 bolívares.

En estos establecimientos las legumbres están costosísimas. El tomate por ejemplo casi llega a los 10 mil bolívares, aunque en algunos lo supera. Por un kilo de papa lavada piden 8.800 bolívares y por uno de cebolla seis mil.




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.