COMPARTE

La tradición está en declive. Altos precios del pescado dificultan su consumo en Semana Santa.

Años de costumbres dictan que específicamente en el primer viernes de Cuaresma y Viernes Santo se debe evitar comer carnes rojas, según las enseñanzas, estas representan el cuerpo de Cristo Crucificado.

Los católicos, para cumplir con las Sagradas Escrituras, consumen los productos provenientes del mar durante la Semana Mayor. Pero las colas en las pescaderías se quedaron en años pasados, según datos de la Fundación Bengoa, solo el 18 por ciento de hogares venezolanos consumen este rubro alimenticio.

Ricardo Pineda, vendedor de pescado en el periférico La Candelaria detalló que en el local, las ventas del producto son cada vez menores.

Para la Semana Mayor se ha registrado un aumento en las ventas, que el joven calcula en 15 por ciento, monto insuficiente y que refleja la situación económica del país.  Ya en el 2016, recuerda Pineda, el descenso en la búsqueda del producto marino para las fechas religiosas fue evidente, situación que se repite en el 2017.

El precio del pescado varía según su tipo, el atún cuesta 10 mil bolívares, el pargo está en siete mil bolívares, pargo grande en 17 mil bolívares, el mero tiene un valor de 10 mil y el carite pintado nueve mil bolívares.

La opción más económica es la sardina en mil bolívares y el pescado salado en cuatro mil bolívares. El chigüire cuesta 18 mil bolívares el kilo.

Tradición que se mantiene

A pesar de las dificultades, María Benítez cumplirá con la tradición. Desde niña sus papás le enseñaron que la Semana Santa es una fecha sagrada para la reflexión y que las costumbre deben cumplirse.

Benítez es adulto mayor, no recibe pensión pero sí la ayuda de sus hijos. Está en la vitrina de la pescadería que permanece sola, la mejor opción para su hogar es el pescado salado. “Se esmecha y rinde para comer hasta con las arepas”

Luisa Cárdenas es feligrese del Nazareno, con túnica morada se acerca a la ventas de pescado. En su casa es tradición familiar comer pescado para la fecha, los precios son costosos, pero busca las mejores opciones para llevar a su vivienda.

La tradición, aunque en menor cantidad, se mantiene por aquellos devotos católicos que sienten como prioridad cumplir con las costumbres religiosas.




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.