Foto: Armando Díaz.

La preocupación de Gilberto Ceballos, director del Instituto Nacional de Tránsito Terrestre (INTT) en Carabobo y presidente de Transcarabobo, es la crisis del transporte público, la cual quiere atacar de raíz porque a su juicio es un problema estructural.

La gravedad del asunto lo ha llevado a reunirse con el gobernador, Rafael Lacava, para buscar soluciones al creciente déficit que ha llevado al ciudadano a viajar colgado de las ventanas de los buses.

Hay una falta de unidades que se relaciona con vehículos dañados, con la delincuencia y también con  los pasajeros que no cuidan las instalaciones. Afirma, sin embargo, que el gobierno se ha preocupado por proveer a este sector con baterías y cauchos para subsanar fallas. “Cuando se creó esta empresa habían 137 unidades. Al terminar la gestión de Francisco Ameliach el INTT contaba con 18 vehículo y ahora, en menos de tres meses, hay 81”.

Uno de los puntos que quiere plantearle a Lacava es trabajar en conjunto con el sector privado para que los Transcarabobo hagan recorridos por zonas residenciales, con destinos directos como Flor Amarillo, mediante corredores viales que funcionen sólo para este servicio.

En la reunión se plantearán nuevas rutas y se analizarán las 37 activas y que a juicio de muchos usuarios se irrespetan. Quienes utilizan diariamente las unidades con destino Valencia Guacara pierden sus puestos porque otros se montan y se bajan unas cuadras más adelante, debido a que no hay un respeto en cuanto a los puntos de carga y descarga.

El caso de la ruta hacía Mariara, municipio Diego Ibarra, es uno de los ejemplos tomados por el director para mostrar otro gran problema. “Esta ruta funciona varias veces al día y recorre la Variante hasta la avenida Bolívar, pero cuando no son horas pico el bus va vacío. En esos momentos es necesario que la unidad se llene porque es tiempo perdido”.

La mala vialidad en varias arterias de la región implica un gran problema para los vehículos. Tal es el caso de la avenida Principal de Carlos Arvelo, la cual ya cuenta con un proyecto que muy pronto será puesto en avance y el cual permitirá la implementación del prometido corredor vial.

Ceballos criticó lo que llama “el corto corto”, que no es más que la nueva modalidad de los camioneteros de no cumplir con las rutas preestablecidas y cortarlas en zonas como Redoma de Guaparo, bomba Santa Ana o La Granja. Esto representa un beneficio para los conductores porque recorren menos kilómetros, cargan más y ganan el doble, mientras que el pasajero triplica sus gastos. “Esa práctica es ilegal porque hay un incumplimiento de rutas”

Pero también es ilegal el uso de camiones 350 como transporte público, cuyos propietarios piden que las oficialicen. Ceballos afirma que no ha firmado esos documentos porque los vehículos no cumplen con los estándares, pero tampoco los critica porque de alguna manera proporcionan una solución.

Ceballos argumenta la falta de revisión de unidades. Una de las críticas que hace el director del instituto es que si un funcionario para los vehículos sobrecargados y manda a bajar a todos, se crea un conflicto porque la gente prefiere viajar mal y llegar a sus destinos, que perder tiempo.

El desorden del transporte público tiene una solución que está próxima a verse en las calles, según Ceballos, y es la construcción de paradas para Transcarabobo. Esta es la solución que propone para acabar con el desastre de los conductores que se detienen en cualquier punto, bien sea cerca de la acera, o en medio de las avenidas para descargar pasajeros.

La implementación de las paradas permitirá al ciudadano saber en donde tiene que esperar su bus, detalló. Muchos ciudadanos ignoran cuáles son los puntos de espera, porque las señales de tránsito han desaparecido con el paso de los años.

Ceballos, quien se desempeña como jefe de Transcarabobo desde la llegada de Lacava, espera que pronto el peatón pueda volver a recorrer su ciudad con calma y sin el peligro que significa montarse en un bus que va de lado debido a la cantidad de personas que lo abordan.

 




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.