El debate sobre Venezuela planteado y llevado a cabo en la OEA, demuestra que la presión externa sobre la hegemonía roja va muy por delante de la presión interna. Y por ésta entiendo la movilización –participación– popular para exigir un cambio de fondo que pasa, inexorablemente, por la apertura de nueva etapa, inspirada en la democracia y legitimada por la voluntad social expresada libremente.

Pero la presión externa no sólo proviene de la región, incluyendo las sanciones a funcionarios específicos del régimen venezolano por parte de Washington y Ottawa, sino también las sanciones contra el poder despótico que impera en el país, por parte de países europeos e incluso, desde instancias formales de la Unión Europea. Maduro y los suyos se burlan de esta situación, al menos de la boca para afuera, porque de la boca para adentro están muy preocupados al respecto.

Sus aliados en la auto-denominada “nueva oposición”, que ni es nueva ni es oposición, declaran que las referidas presiones externas no tendrán eficacia, y que más bien equivalen a un desierto estéril… Llama la atención como algunos de sus voceros, repiten la palabra “desierto” para descalificar el tema de la presión externa. Eso, desde luego, no es casual.

Ahora bien, más importante que la presión externa es la interna. No se trata de repetir lo de la “calle, calle, calle”, como un fin en sí mismo, lo cual conduce a la frustración, sino como un medio para alcanzar un fin determinado, que esté claramente señalado. Y ese fin, en mi opinión, es la superación de la hegemonía por las puertas de la Constitución, y luego la legitimación de la nueva etapa política que se abriría.

Una combinación de la creciente presión externa con una naciente presión interna sí puede ser eficaz, para que se camine hacia ese fin, o la reconstrucción de Venezuela, desde sus cimientos. ¿Es seguro que ello acontecerá? No, no es seguro. Hay que promoverlo al interior del país, con todas las energías democráticas de la población venezolana. Las condiciones están más que dadas, en lo social, económico y político. Falta acuerpar la suficiente suma de voluntad política, para que surja una conducción acorde con las extremas necesidades de Venezuela.

Como dos dimensiones inseparables, debemos apreciar a la presión externa y la presión interna. No por separado, o una sin la otra. Las dos juntas, sabiendo que la presión interna es todavía más importante.

flegana@gmail.com




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.