COMPARTE

José Gregorio Martínez caminaba con su esposa por una calle que divide la nueva etapa de la Vivienda Popular de Los Guayos, de la vieja. Eran las 6:30 p.m del miércoles cuando llegó un grupo del Cuerpo de Investigaciones Científicas Penales y Criminalísticas (Cicpc) y último al joven.

Tenía 21 años y a su corta edad ya tenía dos hijos con su mujer. Según lo relatado por el padre de la víctima el hombre huyó al a penas ver a los funcionarios. Situación que al doliente no le pareció extraño “Si yo voy caminando por la calle y se me acerca una patrulla con armas y me intentan detener también huiría. El miedo en esos momentos lo domina a uno”. Era la manera que tenía aquel papá de justificar las acciones de su familiar.

La duda cierne a este hombre porque a su juicio su hijo era una persona sana que no tenía problemas con nadie. La forma en la que ocurrió todo fue catalogada como arbitrarea y abusiva “Lo mataron como un perro”. Según fuentes policiales el hecho fue un enfrentamiento.

Primero fue un tiro en la pierna afirmó luego “Los asesinaron a sangre fría”. Desde hace alrededor de un mes Martínez había dejado de trabajar como vigilante. Oficio con el que mantenía a su familia.

El fallecido momentos antes del hecho venía con su esposa de casa de una de sus hermanas. Realizaba una visita familiar como lo había hecho muchas veces, sin embargo en el trayecto encontró la muerte. Se desconoce si tenía algún tipo de delito, por el cual lo estuviesen buscando.

 

 




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.