Foto: Archivo
COMPARTE

El debate en el mundo del fútbol sigue siendo sobre cuál es la mejor liga del planeta. Inglaterra, con su desparpajo, su paridad y sus partidos de infarto en cada jornada, atrapan el alma de quienes persiguen la competitividad antes del exclusivo nivel que puede sugerir un dominio alterno o absoluto por parte de pocos en un determinado circuito.

La última descripción es la Liga Española. Entre sus atributos no está precisamente ser la liga más llamativa por la poca diferencia de nivel, al contrario, los grandes marcan una brecha enorme con el resto y cada año el campeonato lo definen dos y cuando mucho tres conjuntos.

Y entonces… ¿Por qué es la mejor para muchos?, los jugadores que hacen de Barcelona, Atlético, Madrid y Sevilla, equipos animadores y ganadores de campeonatos europeos, son los mismos que pueden plasmar la distancia deportiva en su país, sin embargo, es evidente que eso le genera al público un mayor espectáculo individual y colectivo, o es que acaso ¿no vale la pena pagar una entrada por ver a la mejor versión del Barca con su juego colectivo? o ¿ir a ver a un Madrid que con espacios es un equipo indetenible?… Casi lo olvido, apreciar lo que te da Messi y Cristiano en cada cancha, marca definitivamente la ventaja del circuito español sobre cualquier otro.

Barcelona, Real y Atlético son los fijos en la Champions. Sevilla está jugando la previa y los que van a la Europa League son Villarreal, Real Sociedad y el Bilbao también a la fase de anticipación. El dominio español en los últimos años en os campeonatos continentales ha sido abrumador, el Sevilla tricampeón de la segunda competición más importante y el Madrid de Zidane bicampeón del torneo que además domina por palmarés, demuestran la supremacía en el viejo continente.

Previa a la Liga: Supercopa de España

Real Madrid sumó su segundo título de la temporada./Foto: EFE

El campeón de de Liga y el Copa del Rey, se enfrentan en la misma semana de arranque, en una serie de ida y vuelta para definir en teoría al mejor equipo del circuito español. En esta edición, Real Madrid y Barcelona midieron fuerzas en una llave que abrió en Cataluña y cerró en la capital.

Antes de analizar lo que será otra larga carrera por dominar el fútbol español, se dará un repaso de lo que fue la décima Supercopa de España para los blancos en una serie que quedará marcada para la historia por el dominio futbolístico que mostró el conjunto de Zidane.

Un espléndido Madrid que muestra sus garras en competencia pudo sacar un resultado en el Cap Nou que le puso a medio paso de obtener su décima Supercopa de España. Barcelona, con serios problemas defensivos, con falta de explosividad en su ataque y con una mitad de la cancha un tanto predecible, no pudo contener un conjunto blanco que comienza a tomar el ritmo que le caracteriza durante la etapa Zidane.

El partido de ida arrancó adecuado a la fecha. A siete días de iniciar La Liga, ambos planteles siguen en búsqueda de subirle decibeles a las formas de jugar y de establecer o asegurar los automatismos presentes en cada uno. El Madrid sin CR7 de arranque y Barcelona, buscando en Deulofeu algunas cosas de Neymar.

La segunda mitad fue cosa seria… Ahora si pareció un trepidante compromiso entre estos dos equipos a mitad del mes de marzo o tal vez en abril en instancias decisivas de la UEFA Champions League. Piqué abrió la pizarra, no para el azulgrana, como hubiese querido todo el recinto repleto de barcelonistas. Gol en contra tras centro de Marcelo que le dio el tanto de visitante que estaba buscando el equipo de la capital.

Entró Cristiano y penal… No para el Madrid, como se podría pensar con las primera líneas de este párrafo, el juez principal  Ricardo de Burgos Bengoetxea estaba pitando su primer clásico y arrancó con el pie izquierdo, se comió una magnífica actuación de Luis Suárez; revuelo en el punto penal, el rebote va a la línea final, Keylor sale duro abajo pero evita el contacto y el charrua se mostró como actor de Hollywood para que Messi desde los 12 pasos pusiera la igualdad.

Empate en la pizarra y un aumento interesante en la generación tanto de fútbol como de ocasiones de peligro. Ahora sí, entró en escena el futuro Balón de Oro. Barcelona adelantó líneas, Suárez recibió en el área y filtró al medio para Rakitic, el croata no definió de primera y lo que pudo ser la ventaja local, terminó en una obra de arte para Ronaldo; Carvajal recuperó y mandó un balonazo al pecho de CR7, el portugués la bajó para Isco y picó al espacio, eran dos culés contra tres madridistas, Francisco Alarcón metió en profundidad para el mejor jugador de su equipo que encaró a Pique, enganchó para adentro y a lo Manchester United, la clavó en el ángulo superior izquierdo de Ter Stegen.

 

Asensio sobre el final le dio la estocada inicial al Barcelona. Compromiso de vuelta, espíritu de remontada a lo PSG en la grada culé y seguridad por lo exhibido en la parcialidad blanca. Marco, el mismo que sacó un zapatazo a borde de área en el Camp Nou, tomó la pelota en la mitad y otra vez, con su bendita pierna zurda, puso la ventaja apenas a los cuatro minutos de juego.

Desde entonces el Madrid jugó a placer. Paseó el primer tiempo a su rival, lo bailó y se fue 2-0 al descanso, con más sensación de campeonato que nunca. La segunda mitad fue pesada. Trámite total, los locales se relajaron y a partir de ahí la visita encontró algunas situaciones de gol que no entraron. Final de los 90 y consagración blanca en el mítico Santiago Bernabéu.

 

Así arrancó el fútbol español. Un resumen completo por los rivales que enfrentó la Supercopa, son los mismos que en la previa pintan para pelear el campeonato, con alguna presión extra del Sevilla o el Atlético pero con la certeza de que el campeonato se lo lleven uno de los dos grandes clubes españoles.

 La salida de Neymar lo pone un paso por delante a un Real Madrid que vendió suplentes y fichó de forma inteligente; tapó los huecos que tenía y armó un plantel con mucha juventud y un talento que se pierde de vista. Sevilla y Atlético de Madrid pondrán la piedra en el zapato en el camino de los dos históricos.

Villarreal y la Real Sociedad son los representantes fijos del balompié español en la Liga Europa que tiene también al Athletic desde la fase previa. Las tres instituciones  pretenden dar continuidad a procesos consolidados. El Valencia es ambicioso. Su plan para la próxima temporada, tiene como objetivo principal erradicar las malas campañas que vivió el club blanco. Marcelino García Toral llevará el timón de un proyecto que aguarda aún refuerzos de postín.

El Celta, el Betis, Las Palmas y Alavés se ven afectados por los distintos movimientos de técnicos. Los cuatro empezarán con caras nuevas en los banquillos. Berizzo se fue al Sevilla, ese jugada llevó a Juan Carlos Unzué, asistente de Luis Enrique a Vigo. Manolo Márquez se hará cargo del Betis. Problemas personales separaron a Mauricio Pellegrino del Alavés, que contrató a Luis Zubeldia quien tomará un plantel que perdió once futbolistas y que se tuvo que reestructurar.

El Málaga y el Deportivo confían en la capacidad de Michel González y Pepe Mel, para seguir mostrando mejorías en sus proyectos. El Leganés, el Espanyol y el Eibar quieren establecerse en Primera y dejar de pelear en los últimos puestos de la tabla.

El Levante, el Girona y el Getafe pese a ser nombres conocidos, tendrán como principal objetivo lo que se plantea todo equipo recién ascendido; mantener la categoría.




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.